Friday, August 05, 2011

La Desigualdad en Chile (Artículo publicado el 06/11/2007)

Llama la atención la desigualdad en Chile. ¿Sabemos todos que nuestra distribución es escandalósamente escandalosa? ¿Estamos conscientes de los reales niveles de desigualdad que ostentamos? Hagamos una pequeña revisión. El índice más aceptado a nivel mundial para medir dicho problema, es el coeficiente de Gini. Este es un factor que se sitúa entre el 0 y el 1, siendo 1 un país con toda la distribución concentrada en un individuo, y 0, un país con distribucion perfectamente homogénea. Chile posee un Gini de 0.5649, solo comparable con algunas tristes realidades como Nigeria y Bangladesh. Para contextualizar un poco, África al sur del Sahara tiene Gini 0.4695, América Latina y Caribe 0.4931, Asia Oriental y el Pacífico 0.3809, Asia del Sur 0.3188, Europa del Este 0.2894, Medio Oriente y África del Norte 0.3803, los países industrializados o en vías de desarrollo con altos ingresos 0.3375 (1). Vale decir, de las peores distribuciones del mundo.
Las causas de la desigualdad en Chile han sido estudiadas extensamente por distintos individuos. En el CEP (Centro de Estudios Públicos), se han realizado innumerables estudios al respecto, atribuyendo la desigualdad de nuestro país a la falta de acumulación de capital humano y físico, la mala distribución inicial de las riquezas, los retornos de la educación, la sobre dependencia a los recursos naturales, etc


NOTA DEL EDITOR: LLAMA LA ATENCIÓN QUE ESTE ARTÍCULO ESTÁ PUBLICADO EN EL AÑO 19° DE LOS GOBIERNOS CONCERTACIONISTAS.

1 comment:

Revista Masiva said...

Los resultados del informe “Panorama Social de América Latina 2010” elaborado por CEPAL, indican que en Chile ha disminuido la pobreza y la indigencia en los últimos 10 años. Esto ha sido interpretado por los líderes Concertacionistas, y particularmente por Ricardo Lagos, como un éxito de la estrategia desarrollo implementada por este Conglomerado, en respuesta las críticas recibidas tras los resultados de la última CASEN. Sin embargo, un acercamiento más minucioso a los datos muestra claramente que si bien en Chile, así como en gran parte de el resto de Latinoamérica, los niveles de pobreza disminuyeron, aún persiste un problema estructural grave ante el cuál la Concertación no puede vanagloriarse de sus logros: la desigualdad económica.