Monday, August 08, 2011

POR FIN EL FUTURO


Nada ha sido indiferente para Chile de los hechos políticos ocurridos en la pasada semana. Marchas, encuestas, declaraciones al por mayor, amenazas. En fin, de todo, no ha quedado nada guardado. Todo se mostró. Y nadie quedó a salvo de nada. ¿Por qué? Porque a pesar de todo lo negativo, nadie habló del pasado, cada cual, con mas o menos nebulosas sobre la cabeza, al menos se habló del futuro. Y si esto es así, pareciera que estamos frente a un nuevo tiempo.
El único problema es que los actores principales, aquellos que por años han estado - o al menos así lo han creído - dirigiendo los destinos de Chile, están ahora confundidos. Nunca acogieron los llamados a la prudencia, al estudio, a la preocupación real por los asuntos trascendentes de nuestra Nación. Más bien, estuvieron preocupados del día a día, de lograr un cargo en su partido, de ser parte de la administración fiscal, pero de Chile y su futuro, nada o casi nada. Ahora, los han puesto en vereda. Están asustados, retiraron las placas de los autos, para que no se los rompan, asisten menos a los actos públicos por temores de pifias, se silenciaron todos.
Los estudiantes, con sus “colgados” a cuesta, insolentes y todo lo que se les pueda motejar, al menos han tenido una virtud, y ello se llama futuro. ¿Estarán todos dispuestos a cerrar ahora, aquellos capítulos de nuestra historia reciente que tanto los han dividido? ¿Y los jueces, estarán en lo mismo?
Viene a mi memoria, Mandela, aquel líder admirable que encerrado 25 años, y conocido tan solo por el 4992, número asignado en su celda, volvía a la vida pública y alcanzaba la presidencia de su país. “Todo cuanto ocurrió, debe quedar en el olvido”, fueron sus primeras palabras. Luego, en una actitud no entendida por sus partidarios, a los blancos, los mismos que equivocadamente habían llevado a su querida África del Sur a la mas brutal segregación racial, los llamó a conquistar el mundo. Primero, fue a través de un partido de Rugby, en que los más destacados eran sus jugadores blancos, luego, mejoró la economía, repitiendo incansablemente que nadie mirara el pasado. Llegaba el Premio Novel de la Paz y más adelante el reconocimiento de todo el mundo, ese mundo de todos los colores.
Los uruguayos, mas cerca de nosotros, hace un par de meses rechazan un proyecto que pretendía abrir todos los juicios políticos del pasado reciente. En Perú lo mismo. Cierra toda pretensión judicial sobre actos políticos.
Viet Nam, manifiesta que “el dolor de los seis millones de muertos en su guerra, es un recuerdo doloroso. Pero aun así, aunque ese dolor es grande, no es mas grande que el futuro de Viet Nam”. Futuro, es el nuevo paradigma de quienes son capaces de dar saltos hacia mejores días para nuestras sociedades. ¿Y Chile, será capaz?
El Gobierno y todos los líderes políticos tienen ahora la alternativa de cerrar también los capítulos; judiciales, políticos, divisorios para dar el salto hacia el futuro. Nada falta, todo está a la vista. ¿Tendrán la capacidad para comprender esta magnífica oportunidad que los acontecimientos recientes, en medio de gritos y desórdenes, es cierto, le han traído a nuestro pueblo?


Mario Ríos SantanderAgosto de 2011.-

No comments: