Friday, September 09, 2011

Isla de Pascua: El primer puerto que une Oceanía y Asia con América del Sur


Edmundo González Robles, Almirante Comandante en Jefe de la Armada

La geografía muestra que Chile se encuentra determinado por el mar, ya que ostenta una posición dominante y privilegiada en el Pacífico, dando a nuestro país la calidad de tricontinental. La geopolítica, por su parte, nos confirma que Chile tiene su destino en el mar, debido a que este abre rutas de comercio y comunicaciones, no sólo con los Estados de Latinoamérica, sino, también, con grandes potencias de Oceanía y Asia y es, en este contexto, en el que la Isla de Pascua y el Archipiélago de Juan Fernández cobran su real importancia para la proyección oceánica del país en el Pacífico Sur.

Sin embargo, como lo evidencian con preocupación algunos estudios académicos, la conciencia de los chilenos sobre su condición de país marítimo es baja, en todos los estratos socioeconómicos y culturales; por consiguiente, también es bajo el apego de sus habitantes con el mar, no aprovechando ni visualizando el puente que nuestra Isla de Pascua significa para interrelacionarse con las culturas de la Polinesia y con las naciones de la ribera occidental del Pacífico.

Es en este contexto que es necesario recordar que la Isla de Pascua fue incorporada a la soberanía de Chile por el capitán de corbeta de la Armada de Chile don Policarpo Toro Hurtado, quien tomó posesión de ella a nombre del Gobierno de la nación el 9 de septiembre de 1888. Y sin duda esta fue una decisión político-estratégica que buscaba, en esa época, afianzar la presencia chilena en el Pacífico Sur y dar mayor proyección oceánica al país. Ese es el gran aporte que hace el capitán Toro: darle proyección a Chile en ultramar.

El esfuerzo y el compromiso permanente de la Marina, así como también el de otras organizaciones e instituciones preocupadas de incentivar el sentido de pertenencia de lo marítimo, parecen ser insuficientes, más aún cuando se sabe que la industria del transporte marítimo internacional cumple un papel de vital importancia en la economía y el comercio mundial. En nuestro caso, sobre el 90 por ciento del comercio exterior de Chile es por vía marítima. Este rol histórico pasa casi inadvertido por las personas que no están vinculadas con la actividad marítima, pero que, a diario, se benefician de las materias primas, combustibles y bienes de todo tipo que se transportan por esta vía.

Isla de Pascua depende del transporte marítimo en lo que respecta al aprovisionamiento de productos para sus habitantes y la creciente industria del turismo. Sin embargo, carece de un puerto resguardado de las condiciones climáticas. Las embarcaciones que llegan a la isla descargan la mercadería a corta distancia de la costa en botes más pequeños; luego, estos botes desembarcan en un pequeño muelle en Hanga-Piko. Este sistema retrasa la provisión de mercadería a la isla y aumenta los costos de transporte y no es amigable con el turismo.

La Armada de Chile, consciente de la relevancia y de las necesidades de la Isla, como lo ha hecho desde su anexión, continuará contribuyendo ahora y en el futuro en el desarrollo e integración de ésta, en áreas tales como: trabajos hidrográficos y de mantención de la señalización marítima; el apoyo meteorológico a los navegantes y el rescate y salvataje en nuestra inmensa área de responsabilidad S.A.R.; la vigilancia de la Zona Económica Exclusiva (Z.E.E.); el transporte de desechos para su procesamiento ecológico en el continente; el apoyo al fomento de los deportes náuticos; la aeroevacuación y operativos médicos especializados, y el apoyo a la investigación y capacitación en temas marítimo-pesqueros. Además, el buque escuela "Esmeralda" continuará, en cada una de sus travesías por el Pacífico, visitando a esta querida Isla, como ya lo ha hecho en 31 oportunidades, desde el año 1955.

El esfuerzo de la Armada con la Isla de Pascua, en lo referente a la conectividad, no sólo es para con ella. Es un compromiso ineludible con todos los territorios insulares que posee Chile y toma mayor relevancia con la reciente tragedia ocurrida en el Archipiélago de Juan Fernández. Disminuir la distancia física que existe entre el continente y nuestros territorios insulares es un deber de la Armada y tenemos que ser capaces, como país, de darle prioridad a mejorar las redes que unen a los chilenos que hacen Patria en esas alejadas tierras.

Fuente: Emol

No comments: