Monday, January 02, 2012

PIÑERA Y LA DERECHA


A propósito de la última encuesta CEP, una suerte de oráculo moderno, esperado y temido por el mundo político, he oído a muchos preguntarse ¿Qué es la derecha?
En efecto, esta interrogante, surgida por esta suerte de confucionismo doctrinario existente en el día de hoy, manifestado en ciertas áreas de las políticas públicas, economía una de ellas o quien sabe si la principal, en que efectivamente sus mas importantes exponentes, terminan opinando lo mismo, hace que el ciudadano común sienta superado el conflicto doctrinario proyectando las cosas a un asunto de formas.
La verdad es que nadie discute las políticas agrarias, ni las mineras, menos forestales. Hay algún debate en la próxima Ley de Pesca, que también es sólo de formas, algo en salud y educación. En este último ejemplo, los objetivos son más que comunes y ahora habrá que debatir los instrumentos para canalizarlos, pero en el fondo hay acuerdo.
Por otro lado, en lo plenamente humanista, representado por la acción política, el acuerdo nacional es mucho mayor. Las encuestas, todas, señalan que nada en él, ha evolucionado con los tiempos, por eso su desprestigio. Es admirable observar que un “izquierdista” y un “derechista” opinen lo mismo.
Nos preguntamos entonces, ¿serán las formas el sustento político en el futuro cercano? El Presidente Ricardo Lagos, en su última entrevista, dedica gran parte de sus respuestas, también a las formas. ¿Para que analizar el fondo, si ello no constituye conflicto alguno? ¿Qué diferencias profunda expresará el ex ministro de hacienda, Andrés Velasco, con quien pueda representar a la “derecha” en la próxima contienda presidencial? Formas, sólo formas que, y en esto también supongo, estaremos de acuerdo, hará surgir al líder humanista.
Entonces, vale la pena, responder la primera interrogante, ¿que es la derecha?
Piñera, llega al gobierno debido a decenas de circunstancias distintas, pero la principal, porque había que dar oportunidad a esta “derecha” que había creado las bases fundamentales del desarrollo de Chile. Los electores de Piñera, observaron en él una buena administración, vieron en su familia, un núcleo, sólido, con valores, capaz de superar los desencuentros políticos de antaño. Votaron por él, para detener la delincuencia, para dar seguridad en los valores ancestrales de Chile, por ser cristiano, porque era un hombre exitoso, porque cumpliría las promesas de campaña, porque sería capaz de orientar la evolución natural de un país que subía un peldaño más en su desarrollo. Y aunque nunca lo oyeron decir, soy de derecha, creyeron que lo era. Sin embargo, surgió después la sensación que todo lo anterior, quedaba a medio camino. Cometió el mas grave de los errores, no ser de aquí ni de allá. Pero mas grave aun, alejarse del humanismo, aquel que da sustento a lo más íntimo del ser, el respeto por el amor. Humanismo, que recibe una orientación espiritual evidente y que proyecta las cosas esenciales, más allá de las circunstancias. Poco le sirvió el ingreso al gabinete de “figuras emblemáticas”, porque demostraron ser inmediatistas. En suma, una derecha desaparecida y una interrogante sin responder.

Mario Ríos Santander
Enero del 2012.

No comments: