Wednesday, May 23, 2012

Las “chapitas” de Michelle: la candidata del Titanic



Gonzalo Arenas Diputado UDI.
Fuente El Mostrador

Siempre se ha dicho que el hundimiento del Titanic en el año 1912, es un ícono que refleja el fin de la llamada “Edad Dorada”, que comenzó en EE.UU. en la década de 1870 y que culminaría con el desastre de la Primera Guerra Mundial.

Es difícil no hacer el mismo paralelo con las fuerzas políticas de centroizquierda de nuestro país. Ellas vivieron en los 20 años de gobierno de la Concertación su “Edad Dorada”; nunca en la historia de Chile la centroizquierda había logrado crear una coalición política tan fuerte y exitosa como fue la Concertación.

Sin embargo, tampoco cabe duda que la Concertación se ha convertido en un verdadero Titanic. Es así como la última encuesta CEP muestra niveles mínimos de respaldo ciudadano. Además, los síntomas de descomposición son ya evidentes: primarias municipales que fueron un fracaso de participación ciudadana; el PPD anunciando a los cuatro vientos su giro a la izquierda; la separación del bloque DC-PS del resto de la Concertación, y el aprovechamiento del PC en esta verdadera olla de grillos.

Ante estos hechos potentes, existen también otros, que si bien pueden ser detalles, creo que son indicios evidentes del hundimiento de la Concertación. Me refiero a las ya famosas “chapitas” con el rostro de Bachelet, que debutaron en la última cuenta pública del 21 de Mayo, signo visible del único salvavidas que le queda a este verdadero Titanic de la política chilena.

Hay que recordar que la Concertación nunca defendió de verdad a Eduardo Frei o a Ricardo Lagos después de que éstos dejaran el poder. La Concertación sabía que su fortaleza estaba en la institucionalidad de una coalición política sólida y exitosa y no en las personas que la encarnaban en La Moneda.

De esa “Edad Dorada” de la Concertación, hoy solo quedan las “chapitas” de la Michelle. La Concertación, al igual que el Titanic, ya no puede mantenerse a flote por sí misma.

Mientras se hunde el Titanic-Concertacionista, hay dos protagonistas de la agonía que son dignos de mencionar. Me refiero a los presidentes del PS y la DC (los dos únicos que de verdad luchan por mantener a flote el barco).

El diputado Andrade haciendo el papel de director de la famosa orquesta del Titanic, (la “Wallace Hartley Band”), tocando en forma ininterrumpida alegres melodías, con el fin de aparentar que todo sigue igual. De hecho, según la versión de los sobrevivientes del Titanic, la música era “tranquilizadora”.

Se dice que la última canción que alcanzó a interpretar la orquesta dirigida por Wallace Hartley (nombre artístico “Osvaldo Andrade”) antes del hundimiento fue “Nearer, my God to Thee” (Más Cerca, Oh Dios de ti).

Por su parte, en esta verdadera tragedia griega, el senador Ignacio Walker cumple el rol del famoso Ben Guggenheim (uno de los muchos aristócratas que iban a bordo del Titanic) a quien se le recuerda por haber dicho en los momentos en que el trasatlántico se hundía: “Señores, nos hemos puesto nuestros mejores trajes y estamos listos para hundirnos como caballeros”.

La Concertación se hunde cada vez más y no se ve un “Carpathia” en el horizonte (el barco que llegó en auxilio y rescató a los sobrevivientes del Titanic); sólo “chapitas” de alguien que ni siquiera ha dicho que quiere ser candidata.

Una advertencia: cuando el barco se hunde, no hay misericordia con los que quedan atrás. Si no, que lo digan los sobrevivientes del Titanic. De los 18 botes salvavidas que había, sólo 2 estuvieron dispuestos a volver para rescatar a los que estaban flotando.

Ante esto, la pregunta inevitable: ¿Querrá la señora de las “chapitas” hacerse cargo de este naufragio?

No comments: