Monday, June 18, 2012

“Vacas sagradas”















Por Alberto Fuentes C. Analista Político.
Fuente: La Voz de Valparaíso

“El juego político en Chile, se llena de sujetos que no dan cuenta pública, no son juzgados, tampoco criticados, porque incluso, se argumenta, es una traición a la institucionalidad el país”. (Foto: Serpajchile.cl)

Constatamos persistentemente en la realidad política de nuestro país, que estamos llenos de declaraciones y sensibilidades que demuestran una miríada de susceptibilidades propias de una sola impresión: Chile está repleto de vacas sagradas. Me refiero, a esos personajes sacrosantos, intocables, que son citados, escuchados y mirados, aunque digan o hagan verdaderas estupideces, incluso crímenes, incluso repeticiones de verbos y adjetivos de otros. No importa, la sola existencia de ellos, basta para justificar un halo sacro por el hecho de estar o haber estado con nosotros.

Pinochet, fue una vaca sagrada y lo sigue siendo. Lleno de Historia, sí con mayúscula, nos guste o no. Terminó con el gobierno de Salvador Allende, violó de forma sistemática los derechos humanos, eliminó los derechos civiles, pero al mismo tiempo, abrió las puertas de la democracia que todos los años noventa nos gobernó y fundó las bases para la dinámica economía que gozamos. De ahí, que el arrepentimiento de Chadwick, gratifique y duela a tantos a la vez. Y esa doble faz del efecto del vocero de Gobierno, es dado, porque el dictador, es en muchos aspectos intocable. Es solo recordar la defensa corporativa de Estado, cuando este, estando detenido en Londres, la clase política cerró filas en torno a su vuelta al país. Pinochet es anacronismo puro, una carga mochila moral y política, que por todos lados, los dinosaurios de la política criolla deben – al parecer – sufrir penosamente.

Bachelet, cada día, más cerca de ser candidata y más lejos de su cargo internacional, es una vaca sagrada posmoderna. No obedece a ningún canon republicano tradicional del país. Siempre ha sido una líder difusa, pero que dentro de su neblina comunicacional, es sumamente efectiva, resultando cercana a la gente y popular. Nadie de sus aliados, se atreve a criticar su gobierno, ningún aspecto de ello, aunque sea lógico ante las mentadas “críticas al modelo, la economía y las desigualdades”. Pero como en Bachelet, en política, no siempre es la lógica la que reina. Esa incertidumbre y esos silencios episcopales que la acompañan, son parte de una motivadora y única forma de unir a dinosaurios y jóvenes de la concertación, para asumir, que la sagrada mujer de la República, algún día volverá a otorgar el milagro del poder.

Obviamente, no quiero por ningún motivo realizar un parangón comparativo de Pinochet y Bachelet. Sería insultante, incluso sin resistencia a tolerarlo. Lo único que he realizado es tomar estos dos ejemplos como banderas demostrativas de que el juego político en Chile, se llena de sujetos que no dan cuenta pública, no son juzgados, tampoco criticados, porque incluso, se argumenta, es una traición a la institucionalidad el país. Misma actitud, vemos cuando Gabriel Salazar, destroza la imagen de Camila Vallejo, diciendo, digámoslo, muchas verdades que sólo él – otra vaca sagrada – se atreve a decir.

Esto es en definitiva demostración de una sociedad conservadora, de patrones y peones, de lógicas que sostienen un status quo que pregona el cambio, para que todo quede igual, en función de aquellos que detentan el poder. Vacas sagradas, que mantienen la pradera con el pasto corto.

4 comments:

Llanera Solitaria said...

Bachelet; de vaca mucho, de sagrada; poco.

el Indio Toro said...

Suspicaz el columnista...
Así, so pretexto de embadurnar la figura del dictador Pinochet, que ya da lo mismo, que a nadie le interesa y sólo es objeto de la más contundente rechifla y menosprecio se da ímpetu para apuntar y procurar destronar la consolidada imagen que el pueblo de Chile tiene de Bachelet. ¿ Cómo no se dan cuenta que la encuesta la hace irremontable? La suma de todos los procentajes de los postulantes de la Alianza a la Moneda, no superan el 15% de la adhesión que concita "nuestra añorada Gordi".

Martín Opazo said...

Indio Toro:
EN política, una semana es un aeternidad.
Faltamás de 1 año para la elección.

el Indio Toro said...

"Kimosawi"Opazo, si nadie hablar Bachelet, pueblo olvidar Bachelet. Comisión 27F publicitar mucho Bachelet. Pueblo mirar indulgente imagen Bachelet.