Monday, July 30, 2012

ALLENDE, PINOCHET, AMERICA LATINA Y LAS GRANDES POTENCIAS


Las circunstancias internacionales que marcaron una época

Karin Ebensperger

Hace más de 30 años que los chilenos no nos perdonamos, acusándonos de la llegada del marxismo al poder en 1970 -dicen unos- o por el golpe militar de 1973 -dicen otros.
Pero los chilenos más que culpables, fuimos víctimas.
Víctimas de un mundo que estaba desquiciado por la Guerra Fría, la división Este-Oeste, la bipolaridad en la que Estados Unidos y la Unión Soviética se enfrentaban en una lucha ideológica y nuclear, de la cual no escapaba ningún país. Las diferencias políticas que los chilenos teníamos en esa época no habrían jamás llegado al extremo de una cuasi guerra civil y posterior golpe militar, de no haber sido Chile arrastrado por esa guerra fría a la que nos sometían las grandes potencias.
Por eso, los chilenos deberíamos perdonarnos. Fuimos protagonistas involuntarios de una época en que la Tercera Guerra Mundial, que no podía disputarse directamente entre EEUU y la URSS porque habría significado la destrucción nuclear de la humanidad, se desarrollaba entonces en terceros países: recordemos el aplastamiento por parte de Moscú de las protestas populares en Alemania, Polonia, Hungría. La guerra de Corea. La construcción del muro de Berlín en 1961 por parte del mundo socialista. La crisis de los misiles soviéticos en Cuba, en 1962. La invasión soviética a Checoslovasquia en 1968, dos años antes de la llegada de Salvador Allende al poder en Chile. Las revelaciones de Alexander Solzhenytsin y Boris Pasternak sobre las atrocidades cometidas en la URSS. Los efectos de la guerra de Vietnam y la obsesión norteamericana con el avance del marxismo mundial, que llevaba a la CIA a intervenir y a Washington a instalar gobiernos títeres en Latinoamérica y otras regiones. En resumen, era la división del mundo en áreas de influencia norteamericana y soviética, amenazadas por la bipolaridad atómica.
Chile estaba en la zona de influencia norteamericana, pero llegaba un gobierno marxista. El país aportaba el control del paso bi-oceánico austral, una larga costa en el Pacífico, y posiciones insulares y antárticas de indudable valor militar y estratégico. Por eso, la llegada de la Unidad Popular al poder tenía enormes repercusiones internacionales.
En esas circunstancias extremas que vivía el mundo asumió en 1970 Salvador Allende, con un 36,2% de los votos. Para el marxismo, era la primera vez que lograba el poder sin aplastar a un pueblo por las armas, y por eso el régimen de Moscú convirtió a Allende en un símbolo. No importaba lo que pasara con los chilenos, lo interesante era demostrar que la dictadura del proletariado era irreversible a nivel mundial. La "Doctrina Brezhnev" decía que un país que entraba a la órbita socialista, no podía salir voluntariamente de ella. El presidente Allende hizo explícita esa dependencia al denominar a la URSS "nuestra hermana mayor" (discurso de Allende en el Kremlin, 6-12-1972). La revolución chilena estaba íntimamente ligada al movimiento revolucionario marxista leninista mundial, y Carlos Altamirano decía que "la cuestión básica del poder jamás se resolverá en la tribuna parlamentaria, siempre ha sido y es fruto de la lucha insurreccional" (Genaro Arraigada: "De la vía chilena a la vía insurreccional").


EEUU también tuvo responsabilidad en la extrema tensión que vivió Chile en los años 70 y 73. Su táctica era apoyar cambios de gobiernos para instalar regímenes que obedecieran las órdenes de Washington y sus intereses políticos y económicos. La gran frustración de EEUU fue no poder manipular al gobierno militar, pues las FFAA de Chile tenían una larga tradición de mando a la que respondían disciplinadamente. Eran incomprables.
Así, tal como Allende, que probablemente creía en el socialismo democrático, fue víctima de la GuerraFría y de las expectativas soviéticas en la región, así también Pinochet fue víctima del enojo norteamericano ante este general díscolo frente a los intereses de Washington en Latinoamérica. Los soviéticos desvirtuaron a Allende al querer utilizarlo para sus propios fines de expansión mundial. Y los norteamericanos desvirtuaron al gobierno de las Fuerzas Armadas chilenas, por no ser obediente a sus intereses, castigándolo con sanciones económicas y militares.
Al caer el gobierno de la UP, Chile se convirtió en el único país del mundo que lograba liberarse de un gobierno socialista soviético una vez instalado en el poder. Fue un golpe insoportable para la estrategia marxista, que no se perdona hasta hoy. Incluso, cuando la URSS invadió Afganistán, Brezhnev dijo que no podía repetirse lo ocurrido en Chile (diario Pravda, 12-1-1980). A su vez, la independencia para actuar del gobierno militar en el plano nacional e internacional, fue una molestia también inaceptable para la estrategia de EEUU de la contención, que consistía en instalar gobiernos pro norteamericanos manipulables para combatir la expansión soviética.
Así, Chile vivió la triste experiencia y pagó las consecuencias de ser un país que no pudo escapar a los intereses de las grandes potencias, que llevaron al mundo a la locura de la guerra ideológica y amenaza nuclear.

Chile y los chilenos fuimos víctimas, no culpables.
Démonos un abrazo fraterno y tratemos de respetarnos en nuestras legítimas diferencias.

No comments: