Wednesday, October 17, 2012

PARLAMENTO SUECO



EL AUSTRAL DE LOS RIOS 13-10-12
PÁGINA 9
OPINIÓN

Cartas al Director

Participación
Estando en época de elecciones, le copio documento que me fuera enviado por una amiga que vive en Suecia. En este país existe un Parlamento unicameral formado por diputados solamente.
"El 47% de los diputados del Parlamento sueco son mujeres (2008). Esta es la segunda proporción más alta de mujeres en un parlamento nacional del mundo.
Pero en Suecia los parlamentarios no tienen privilegios.
A partir de la década del noventa, se construyeron residencias en Suecia para alojar a los parlamentarios, que viajan desde el interior del país por largas semanas, a realizar su trabajo en el parlamento sueco.
Se trata de apartamentos de 40 metros cuadrados, tipo aparta-estudio, con sala y dormitorio. Otros apartamentos son aún más pequeños; de 18 metros cuadrados, estando la cocina y zona de lavado en aéreas comunes, teniendo cada parlamentario que reservar un tiempo para lavar su ropa sucia. Luego tienen que dejar todo debidamente ordenado. En estas instalaciones carecen de empleadas del servicio.
Antes de este confort, los parlamentarios dormían en sofás cama en el mismo parlamento (siendo interesante destacar que no tienen secretaria, ni asesor, mucho menos carro con chofer).
En cuanto a la residencia del Primer Ministro, esta es de apenas 300 metros cuadrados. El Primer Ministro plancha sus propias camisas, pues tampoco tiene empleados que le sirvan. Un comentarista político señalaba que la tarea preferida del Primer Ministro es arreglar y limpiar su casa.
La explicación que dan los suecos para que las cosas sean así de simples, es que "no hay razón alguna, para que el dinero de los contribuyentes pueda ser usado para cubrir los lujos de la clase política." Sin comentarios.

María Elena Pazos M.


COLABORACIÓN DE ANTONIO SILVA

1 comment:

Anonymous said...

Hace poco tuvimos la oportunidad de revisar un video que circula en la red, y que ilustra la situación de los parlamentarios suecos que se describe. Y es tal cual.
Es que los suecos no saben nada de aquello de "autoridad que no abusa, pierde su prestigio".

R. Olmedo