Wednesday, March 27, 2013

LA INDISPENSABLE ACUSACIÓN CONSTITUCIONAL



Bastante se ha opinado ya con respecto a la acusación en contra del Ministro Beyer. No requiere de mucho esfuerzo separar a un lado y al otro los partidarios y detractores, la mayoría con argumentos más bien predecibles. Mayor hilaridad concita la editorial del decano de la prensa escrita (24.03.2013). Allí, sin ambages ni remilgos, destaca lo que denomina una “nueva izquierda chilena”. La integra nombres “tan noveles” como Bitar, don Sergio; Brunner, don José Joaquín; Vidal, don Pancho; Jiménez De la Jara, doña Mónica, etc, etc, sin olvidar al que tocó la campana, el Senador y presidente del PPD, Jaime Quintana. Todos ellos, insignes personeros del otrora régimen, reciben el tributo mercurial por su “ patriotismo…” luego que uno de estos calificara de hipócrita la acusación parlamentaria en contra del titular de Educación. Tal vez lo sea…, pero ¿ será sincera la interpelación?
Veamos. Desde ya, ¡ ME DECLARO PARTIDARIO DE LA ACUSACION CONSTITUCIONAL ! Sí y así, ¡ tal cual ! Pero no en consideración de las lesas razones por quienes la patrocinan y apoyan. Tampoco por hacerle zancadillas al Gobierno del Presidente Piñera ni mucho menos perseguir la persona de Harald Beyer. Muy por el contrario. Es más. Estoy cierto que el secretario de estado sabrá defenderse muy bien. Pero dicho proceso, abierto, público, de resolución breve y sumaria, junto con deslindar su responsabilidad, debiera dejar al descubierto también, ya no como consigna callejera, el nefasto precedente del miserable derrotero del que han hecho uso y abuso por largos años la pléyade de mercaderes de la educación y su bien logrado objetivo: el lucro producto de oscuras martingalas. Asimismo, la evidencia de la mayor perversión que se registra en toda la historia de nuestra vida independiente, constitutivo del claro atentado en contra de un valor de alto rango. Debiera incluir también el capítulo de cómo se fue galvanizando una institucionalidad ad-hoc para legitimar el cúmulo de engaños y artilugios financieros en pos de la creación de supuestos entes de educación superior, con subsidios y subvenciones estatales concedidos sin mayores acreditaciones como lo hemos visto y en que la formación superior pasó a tener un rol complementario o secundario en pos de alcanzar jugosos dividendos económicos. Así, casos como la Universidad del Mar, sin duda, la más patética o, la Uniacc, cuya acreditación sucumbe ante el rechazo, son apenas la “puntita del iceberg” en este franco fárrago de distorsiones. Días pasados – recuerdo - un joven egresado de derecho solicitó mi compañía para formar parte de su grupo de apoyo el día de su examen de grado. Asistí con gran entusiasmo a su “Alma Mater”, enclave de grandes dimensiones en los faldeos cordilleranos, con arquitectura estilo Harvard, de Boston, en fin… y una vez ahí, en la respectiva Sala Facultad, en la audiencia misma, no daba crédito a lo que mis sentidos captaban: el examinado, un alumno de calificaciones satisfactorias, sabía mucho más que sus examinadores. El plantel aquel, pese a sus fachadas , caramba ¡ qué deficitaria parecía su propuesta docente… !
De ahí que es perfectamente entendible la postura de aquellos que se aglutinan en esa denominada “nueva izquierda chilena”. Todos, cual más, cual menos, de una u otra forma están o han estado ligado al tema de la educación superior. En su mayoría han descrito una acusadora vista gorda y más de algún provecho le ha reportado haber alcanzado buenas posiciones en el poder realzando hoy con su presencia nóminas directivas de muchos de los establecimientos de educación superior privados. Además, tampoco comprometieron su gestión con la necesaria suspensión del subsidio estatal en aquellos casos de autofinanciamiento; más bien optaron por guardar silencio o fueron aquiescentes en este aspecto. No era conveniente… Restaba en vez de sumar… Pues bien, a eso le temen. A que los enrostren públicamente de tales acciones y omisiones . La defensa de los fueros del Ministro Beyer, no está en el ámbito de sus preocupaciones más inmediatas. Por eso hace gracia también el parecer editorial al que me refiero. ¿ A qué patriotismo se alude? Es simplemente la conocida “cortina de humo” que caracteriza a aquellos que se contienen y crecen merced de la cobertura del manto de oscuridad…. Ojala que nunca nada se sepa….
Esta acusación constitucional no estaría en condiciones de tolerarlo. Debiera ser parte de la defensa del Ministro Beyer.

Armando Jaramillo Lira

4 comments:

Marta Irrazábal said...

Según lo plantedado por don Armando, ésta acusación es un "presente griego" de los diputados concerta para Bachelet.
¡No me ayuden tanto, compadres!

Carmen Domínguez R-T said...

¡Lucro! Mal tema para Bachelet.

Mario Grez said...

Es paradójico acusar al único Ministro que algo ha hecho contra el lucro.

Luis F. Mundaca said...

Lo planteado por el Sr. Jaramillo me lleva a dudar del triunfo de Bachelet.