Tuesday, April 02, 2013

TRATADO DE 1904 ENTRE CHILE Y BOLIVIA.



TRATADO DE 1904
ENTRE CHILE Y BOLIVIA.

(Compraventa de territorios)

Estimados amigos, Amigas, Familiares dentro y fuera de la patria, integrantes del selecto grupo humano: “VIERNES. CITA CON LA HISTORIA DE…”, desde hace un tiempo a la fecha, he querido saber el motivo por el cual se está discutiendo el tema del “Tratado de 1904, entre Chile y Bolivia”, tema que se está llevando de una forma callada por nuestras autoridades, sin dar a saber la realidad de lo que se trato en aquella época (1904), dentro de las indagaciones y de buscar antecedentes, me encontré con este documento escrito por un capitán de navío en retiro de la Armada de Chile, en el cual relata lo que Uds., yo, y millones de chilenos desconocemos, ya es hora y tiempo de saber la verdad, sobre este tan bullado tratado de “Paz y Amistad de 1904”, que en la practica fue un acuerdo comercial mediante el cual Bolivia renunció al acceso al Pacifico y Transfirió a Chile los territorios del litoral desde el paralelo 23º Sur a la desembocadura del Rió Loa, todo esto, a cambio de compensaciones en dinero, infraestructura y facilidades aduaneras y comerciales que nos comprometen a perpetuidad y que se están cumpliendo al día de hoy en la zona norte de nuestro país.

Todos hemos escuchado por parte de las autoridades bolivianas que el Tratado de 1904 “Fue impuesto por la fuerza, para que Bolivia cediera su (pretendido) litoral “a Chile.
En primer lugar, al leer este tratado cualquiera persona, con un poco de perspicacia, puede ver que mas que un tratado es un CONTRATO de COMPRAVENTA que se efectuó 20 años después de terminada la Guerra del Pacifico, en la cual Bolivia dejó de participar, después de la Batalla de Tacna o Campo de la Alianza el 26 de Mayo de 1880.

NO HUBO CESIÓN DE TERRITORIOS, SINO MAS BIEN UNA VENTA.

Bolivia vende voluntariamente un territorio y Chile se lo compra a un precio altamente conveniente para las autoridades altiplánicas que hacen un pingüe negocio ya que sus finanzas no resistían el pago a sus creedores.

Para mantener la zona de Antofagasta en su poder, Chile bañó con la sangre de sus marinos las tecas de las cubiertas de los buques de guerra, al igual que los soldados en las arenas del desierto. Ese fue un precio no tangible en el tratado.

Estimados amigos, amigas y familiares en FB, Chile compró ese territorio de acuerdo a los siguientes pagos directos, los enumeraré de a uno para su mejor comprensión y análisis, objeto puedan así difundir entre sus amistades, familiares y contactos en FB.

1º.- Chile debió construir a su cargo, en toda su extensión, el ferrocarril de Arica a La Paz, debiendo ceder gratuitamente el tramo a ese país. Esta obra le costo a Chile 2.750.000 Libras Esterlinas de la época. Si consideramos el cambio establecido, una vez que se compatibilizaron los patrones de oro y plata a comienzos del siglo XX, de US$ 4,86 por esterlinas (este dato es entregado por el Banco de Inglaterra), valor que existía desde mediados del siglo XIX, con pequeñas variaciones, Chile invirtió US$ 13.365.000 de la época.

2º.- Chile sirvió de Aval hasta el 5 por ciento por garantías de los capitales dados en préstamo, a Bolivia para la construcción de los ferrocarriles de Uyuni a Potosí, de Oruro a la Paz, de Oruro a Cochabamba por Santa Cruz, de La Paz a la región de Beni y de Potosí a Santa Cruz por Sucre y Lagunillas, lo que significó un desembolso del erario nacional de 595.000 libras esterlinas, equivalente a US$ 2.891.700.

3º.- Chile entregó a Bolivia 300.000 libras esterlinas para su uso discrecional, vale decir, US$ 1.458.000, a cambio indicado anteriormente.

4º.- Chile pagó los créditos reconocidos por Bolivia, por indemnizaciones a favor de compañías mineras de Huanchaca, Oruro y Corocoro y por el saldo de un préstamo obtenido en Chile en 1867, en la cantidad de 4.500.000 pesos oro de 18 peniques, vale decir, 337.500 libras esterlinas o US$ 1.640.250.

5º.- Chile pagó 2.000.000 pesos oro de 18 peniques a la cancelación de las siguientes obligaciones de Bolivia:
a) Préstamo para construcción del ferrocarril de Mejillones a Caracoles, el 10 de
Junio de 1872.
b) Deuda a favor de don Pedro López Gama.
c) Los créditos a favor de don Juan G. Meiggs.
d) La deuda a favor de don Juan Garday.
Todo estos pagos, representó 150.000 libras esterlinas o US$ 729.000 para el erario nacional, a todo esto, se le agrega al mas libre transito de mercaderías, ya conocido por la opinión publica, que le ha permitido a Bolivia estar EXENTA de tasas, Impuestos y otros gravámenes.

Se podría valorizar lo que Chile ha perdido de percibir con la aplicación de esta cláusula de este Tratado, si se considera Bolivia, desde 1904, como un país afecto a los gravámenes nombrados anteriormente. Esto incluiría impuestos, tasas, derechos de embarque, etc., etc., etc., Y eso sería un valor sideral, que Chile continua año tras año perdiendo de percibir hasta el día de hoy, a favor de Bolivia, sin considerar la inversión en obras publicas para favorecer el libre transito de ese país, que son financiadas con los impuestos pagados por todos los chilenos… Sí, así como lo lee, impuesto pagados por todos nosotros los chilenos.

Este cálculo debería hacerlo el Ministro de Relaciones Exteriores, con la colaboración de los Ministerios de Hacienda, Economía y Obras Publicas, para demostrar todo lo que Chile ha perdido desde 1904 a la fecha, por conceder libre tránsito a quienes no valorizan el esfuerzo chileno. No se puede concebir que las autoridades de los diferentes gobiernos no lo hayan hecho a la fecha, han pasado 109 años y nadie lo ha planteado, nadie ha hecho nada para poder difundir entre los chilenos para su conocimiento general, Tratado que se debiera enseñar en los colegios y universidades para el conocimiento de nuestra juventud, quienes serán las que tendrán el deber de defendernos en el día de mañana.
Además. Se debe hacer presente que, de acuerdo a lo establecido desde tiempos remotos hasta el día de hoy, después de una guerra los vencidos DEBÍAN pagar compensaciones de guerra a los vencedores (por ejemplo hoy, EE.UU. se está pagando compensaciones de guerra con el petróleo de Irak).

Chile le exigió a Perú, como parte del pago de las compensaciones de guerra, la cesión de la provincia de Tarapacá una vez finalizada la Guerra del Pacifico. En este caso Bolivia debería haber pagado compensaciones de guerra a Chile con la cesión de su litoral, lo que Chile no cobró, liberando al gobierno boliviano de esta enorme deuda. Lamentablemente este beneficio no fue taxativamente incluido en el Tratado de 1904. (Los políticos siempre dando garantías de territorio, una vez más).

Inexplicablemente, Chile prefirió la compra del “Litoral boliviano” y nuestro país debió asumir los costos y gastos de ese conflicto bélico, que correspondían a ese país. Este calculo de las compensaciones de guerra que correspondían a Bolivia debería hacerlo el gobierno Chileno, para demostrar lo caro que nos costo recuperar nuestros antiguos territorios, que habría que agregarlo a los cargos directos indicados anteriormente.
Al revés, Chile debió pagar enormes suma de la época ascendentes, de acuerdo a lo establecido anteriormente en pagos directos, al menos de US$ 20.084.950, cantidad exorbitante para la época, para recuperar, mediante la compra, sus territorios despojados por una decisión autoritaria de Bolivia, a través del General Sucre.
La idea de vender a Chile este territorio, se debe a los antecedentes que existían de que Rusia vendió Alaska a los Estados Unidos en 1867, en la suma de US4 7.200.000, una extensión de 1.700.036 Km. cuadrado, que equivale a todo nuestro territorio nacional, incluido nuestro Territorio Antártico. Ello llevó a Bolivia a vender a los brasileños en 1903, después de su rendición en la guerra del Acre, un territorio de 190.000 Km. cuadrados en 2.500.000 libras esterlinas o su equivalente de US$ 12.150.000 de la época. Si los norteamericanos habían comprado el Km. cuadrado en US$ 4,24, este negocio para los bolivianos con los brasileños fue excelente, pues recibieron US$ 63,94 por Km. cuadrado, en moneda del mismo valor, ya que el cambio del dólar con la libra esterlina, moneda de referencia, se había mantenido desde mediados del siglo XIX.
Entonces para los bolivianos de la época, vender a Chile 66.170 Km. Cuadrados y no los 120.000 Km. Cuadrados que reclaman los bolivianos (Ref. Chile y Bolivia. De Jaime Eyzaguirre, Santiago de Chile 1963, pagina45) en US$ 20.083.950 de pagos directos y otros intangibles y perpetuos, ya no era un excelente negocio, sino mas bien un fantástico negocio, porque el Km. Cuadrado de desierto lo vendían en un mínimo de US$ 303,52, junto con los beneficio perennes e intangibles de libre transito, sin costo alguno. (Hay autores como Conrado Ríos Gallardo y Carlos Bustos que indican que el costo total de ese tratado para Chile fue de 7.000.000 de libras esterlinas, equivalente a US$ 34.020.000, porque algunos costos aumentaron durante las obras. Ello daría un valor total de US$ 514,13 por Km. Cuadrado de desierto).
Amigos, y Amigas, de aquí se desprende que, Bolivia no cedió territorio como dicen sus autoridades, sino que lo vendió haciendo un fantástico negocio para la época, que permitió solucionar graves problemas de financiamiento de los gobiernos bolivianos de ese periodo. Por lo tanto, NO se puede inventar pretendidos derechos de una salida soberana al mar chileno.

¡¡Quien vende un bien, pierde todo derecho sobre el!!... ¡¡El que compra recibe el bien en el estado que se encuentra y el vendedor renuncia a sus derechos sobre el bien vendido!!... Esto figura en todas las legislaciones del mundo.

Todos los chilenos, de una manera u otra, estamos financiando y financiaremos por siempre, con el pago de nuestros impuestos, los costos del libre transito boliviano y las exenciones de gravámenes que los benefician. Así de simple.

¡¡El reclamo boliviano, es simplemente una pretensión sin ninguna base!!...No hubo cesión de territorios, sino una venta, sí señores una venta de territorio!!

¡¡Los Chilenos no debemos aceptar ceder nuestro territorio a quienes No tienen derecho sobre él…!!

Amigos, Amigas y Familiares integrantes del grupo: “VIERNES, CITA CON LA HISTORIA DE…”, no me cabe la menor duda de que estos son temas por la gran mayoría de nosotros mas o menos conocidos, más estimo que… por tratarse de materias que en los Colegios y Universidades se pasan muy superficialmente y en muchos de ellos ni siquiera lo mencionan, además y de seguro no las preguntan en la PSU, por lo tanto, nosotros tenemos el DEBER de enseñarla y repetirlas cuantas veces sea necesario a nuestros hijos y nietos con la misma fuerza e insistencia con que personeros bolivianos dan versiones antojadizas y nuestros medios de comunicaciones, escritas y televisivas hacen de caja de resonancia muchas veces con mas fuerzas que la respuesta de nuestras autoridades de turno, y lo que es peor aun, escuchamos frecuentemente a compatriotas que opinan estar de acuerdo con una salida soberana de Bolivia al Mar Chileno…¡¡Por Favor!!...de que chilenos estamos hablando, téngase presente, hemos perdido territorios y vidas de compatriotas por defenderlo, para que autoridades políticas con una firma lo regalen.
Espero que estos escritos sean difundidos entre nuestros amigos, familiares y contactos de redes sociales, saquemos un buen provecho de estas herramientas que nos brinda la tecnología actual, para una mayor información de la ciudadanía que desgraciadamente desconoce como son los verdaderos hechos históricos y que, muchos de ellos se quedan con las tergiversaciones del Presidente boliviano Evo Morales y de nuestros parlamentarios y autoridades, estoy seguro que muchos de ellos aun desconoce este Tratado de 1904, nunca he escuchado que mencionen el tratado expuesto dentro del contexto que realmente fue…
¡¡UNA COMPRAVENTA DE TERRITORIOS…!!

Hasta el próximo fin de semana Dios mediante cuando nuevamente nos encontremos con un interesante tema histórico en el “VIERNES, CITA CON LA HISTORIA DE…”

Gentileza de: Ernesto Paredes Carrasco.

1 comment:

Anonymous said...

Interesante enfoque. Vale decir que el Tratado de 1904 tiene hocico de lobo, pelambre de lobo y huele como lobo. Y que, entonces, si no es un lobo, tenemos un perro muy grande.
Pero... ocurre que ambos países contratantes - voluntariamente y con posterior aprobación de sus respectivos parlamentos - estuvieron contestes en suscribir tal acuerdo en la forma de un Tratado de Paz y Amistad que diera fin a la guerra iniciada en 1879. Estado bélico que se suspendió por un acuerdo de tregua en 1884.
Esa es la forma oficial del documento, y también, justamente, la que nos conviene como chilenos. Es la que otorga a Chile un blindaje perfecto bajo los términos del Acuerdo de Bogotá de 1948.
Dejémoslo así, eh ?

Raúl Olmedo D.