Monday, July 15, 2013

Carta Publicada en El Mercurio, Domingo 14 de julio de 2013








Caso Farmacias

Señor Director:

El Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago recomendó clases de ética empresarial a los imputados por el caso "colusión". A una mujer pobre que microtrafica para alimentar su familia se le "recomienda" entre tres y cinco años de prisión. Esta desproporcionalidad hace en la práctica que el que tiene y obtiene más de manera ilícita, no sea delincuente, en tanto que quien no tiene y obtiene algo de manera ilícita, sí lo sea. El rico coludido a quien la justicia lo obliga a asistir a clases de ética gozará transcurrido un año de irreprochable conducta anterior. La mujer pobre que para alimentar a sus niños cometió delito es encerrada, condenada a abandonar su familia y cargará para siempre con el estigma de haber estado en la cárcel. Seguirá siendo pobre, al igual que sus hijos, y nunca encontrará trabajo estable, salvo contados casos.

Como el mundo está al revés, sugiero a una parte de nuestros jueces y legisladores que asistan a clases de sentido común.

Luis Roblero A., SJ
Capellán de Cárceles

1 comment:

Anonymous said...

Mas o menos fue aquello lo que motivó a Robin Hood a alzarse contra Ricardo I (en ausencia) hace unos 800 años.
R. Olmedo