Wednesday, July 24, 2013

Una Sorpresa Anunciada








MIGUEL HUERTA MARÍN





Finalmente, ese “tufillo” a Matthei que pronosticamos hace unos días se comienza a concretar.

La postulante beneficiada, motejada como la “Dama de Hierro chilena”, resulta no ser tan dura y ha quedado demostrado que, al margen de su carácter, tiene la capacidad del llanto, que a mi modesto entender, habla bien de un ser humano.
La economista, premiada como la mejor alumna a su egreso de la Universidad Católica, ha resultado ser toda una sorpresa en cuanto a un supuesto dogmatismo en materias económicas. Su desempeño como Ministra del Trabajo se ha asemejado más al de una socialdemócrata que al de una discípula de Friedman o de Harberger.


En lo “valórico” se mostró como una legisladora muy alejada de lo que podría llamarse el “ADN UDI”. A la sazón promovió iniciativas como el aborto terapéutico en caso de peligrar la vida de una madre. Lo anterior, en conjunto con el senador socialista Rossi. También votó a favor del divorcio, a pesar que su partido lo consideraba como una monstruosidad rayana en el sacrilegio. Agréguese a lo anterior que en reiteradas ocasiones Matthei ha hecho declaraciones a favor del AVP, lo que le ha valido la reprimenda de los talibanes más extremos de su partido. No olvidar que tiene formación luterana lo que se entiende per se como un ente reformista. En resumen, Matthei dista mucho de ser una fiel discípula del cada día más añejo conservadurismo UDI.

Volviendo a la contingencia, los hechos demuestran que la derecha ha aterrizado en la fría realidad y, a pesar de NO SER la favorita de ambos partidos del pacto derechista, Matthei ha impuesto su currículo y ya se viste con los colores de la alianza toda. No olvidar que hace pocos días, una acongojada Matthei anunciaba su próximo retiro de la vida pública y asociaba dicho anuncio con un lamento que rezaba: SIC “En la UDI no me quieren”.

Han quedado heridos en el camino, los UDI más recalcitrantes y los RN más amurrados y poco visionarios. Entre ellos, Carlos Larraín, quien a estas alturas calificaría como para ser aceptado como pieza de algún museo.

Por cierto, destaquemos que el lapso transcurrido entre la renuncia de Longueira y el advenimiento irreversible de Matthei no llegó a la semana.

¡Ahhh!...para el observador imparcial y con alguna mínima agudeza, se puede observar que en la vereda del frente, los partidarios de la candidata del Partido Comunista y la languideciente concertación muestran algún grado de nerviosismo y descolocación, ya que la rubia (Natural) candidata aliancista es una rival que jamás esperaron.


2 comments:

Anonymous said...

...y, sin desmerecer los atributos que reseña el editor, su homenajeada es también toda una autoridad en la disciplina de la coprolalia.

Carmen Domínguez RT said...

¿Quién será el anónimo y oculto comentarista que tiene la capacidad de leer una obscenidad en este artículo?
Opus Dei o Legionario¿¿??