Monday, August 12, 2013

De Nepotismo y Componendas





Las últimas horas han concentrado la noticia en torno a las proclamaciones de “las presidenciables”. Asambleas y consejos generales de 3 colectividades políticas se han dado cita en un mismo día.

La DC , con predecible fluidez hizo de Bachelet su abanderada para la gran justa del próximo Noviembre. No requiere entonces mayores comentarios un gesto de confianza tan incondicional como el acto que se llevó a efecto en el Salón de Honor del Congreso en Valparaíso.

Distinta fue la realidad al interior de los ejes de gobierno. Es curioso, pero donde las diferencias son apenas de intangibles matices, la adhesión de uno de los colectivos hacia la postulante del otro se verificó en un ambiente denso, de lata resolución y a ratos traumático. Las sonrientes caretas del final, más de resignación que de júbilo, corrieron a la par con la ponzoñosa crítica del orador de fondo hacia el régimen que le confió el Ministerio de la Defensa Nacional.

Empero, como dice el refrán, “¡…peor ocurre en convento de monjas !”. La UDI, previo a la puesta en escena de su candidata presidencial, al más puro estilo del otrora predicador Rex Humbard, decidió ahí también su lista parlamentaria. Lo singular de dicho colectivo es que en su interior, definitivamente, la voluntad popular no es lo que prima ni interesa. Más bien criterios nepotistas ( otros dirán estalinistas) son los que terminan imponiéndose. De ello dan testimonio las procelosas nominaciones presidenciales, varias parlamentarias, siendo la más reciente , la ocurrida en el Distrito 22 (Talagante, Melipilla, Peñaflor, etc) donde sorpresivamente aflora el hijo del Senador Coloma y tras un empate en la interna…(¿?), desplaza al Diputado en ejercicio, don Cristián Letelier Aguilar.

Prácticas como las que reseño explican el por qué dicho sector accede al poder vía elecciones de un modo tan infrecuente y no, sin atender también, a reglas del juego diseñadas – dicho con algún eufemismo – para personas con capacidades diferentes. En ambientes como aquel subyace un menosprecio por el mérito, por la entrega irrenunciable a la causa que construyera su mentor, al trabajo en terreno y a la devoción por el servicio público como tan bien encarnó el H. Diputado Letelier durante su período parlamentario. La acción de esa dirigencia supera con largueza el discurso unitario y más allá de contribuir al recelo ciudadano hacia la clase política, sin duda, la pérdida de elementos de consistencia partidaria sólo fomenta que ese sector siga disminuyéndose y siempre expuesto a un notable desvencijo.



Armando Jaramillo Lira

1 comment:

Carmen Domínguez RT said...

El nepotismo no es privilegio de la Alianza. Basta recordar a las familias Girardi,Walker y Frei.