Monday, August 19, 2013

LICENCIA PARA CONTRADECIRSE






“Tengo derecho a cambiar de opinión” espetó Michelle Bachelet para justificar su cambio de posición respecto al matrimonio homosexual. Durante su gobierno lo rechazó y ahora lo presenta como bandera electoral.

Cuando la fanfarria recibía a la candidata comunista/concertacionista a su regreso a Chile, doña Michelle se fue “de lengua” e hizo saber a Chile que no era partidaria de la educación superior gratuita para todos. “No sería justo que mi hija estudiara gratis si yo puedo pagar”. Pues bien, dentro de la misma semana se retractó de sus dichos y dijo ser partidaria de la educación gratuita para todos. ¿Qué pasó en esa semana? ¿Quién la presionó?

Luego vino el inolvidable capítulo de las “Primarias”. Todos hicieron gárgaras democráticas con las primarias y sólo Renovación Nacional pudo cumplir parcialmente con ese compromiso. Poco a poco, los principios democráticos se fueron diluyendo. Se comenzaron a justificar ciertos blindajes solapados, como por ejemplo el de la aliada de Bachelet, la comunista Camila Vallejo, quien había requeté jurado que jamás apoyaría a Bachelet y se entrega a ella como una mansa gatita.

Y así, paso a paso, se fueron relativizando los conceptos democráticos. El tránsito hacia esta “no democracia” llega a su clímax con el regalo al ex líder estudiantil Giorgio Jackson, donde la candidata comunista/concertacionista rubricó la no presentación de candidatos en el distrito de Santiago Centro, a fin de garantizar la elección de Jackson… ¿Y la democracia, dónde quedó? Esta acción me recuerda esa supuestamente añeja premisa estalinista de que “El fin justifica los Medios”. Pareciera, eso sí, que ésta guarda plena vigencia para algunos.
Y Jackson, que marchaba vociferando contra el duopolio y los arreglines entre cuatro paredes ….¡¡Calladito y sobándose las manos!!


Todas estas contradicciones sobre la marcha, le parecen a este editor, una forma explícita de delatar el pobre concepto que tienen ciertos políticos sobre la inteligencia de los chilenos. ¿O será que efectivamente dicha inteligencia tiene las suficientes limitaciones como para que “las ruedas de carreta” sean parte del menú permanente de nuestros compatriotas.


Miguel Huerta Marín

2 comments:

Leonel said...

Jajajajajaja en la concertación o nueva mayoría como dicen llamarse ahora, decían que iban a doblar en todos lados, pero le acaban de regalar un cupo a la derecha, por el miedo a que fuese la derecha quien doblara. el que crea que si gana jackson todo será distinto, es muy ingenuo por no decir otra cosa.

Anonymous said...

Las ruedas de carreta si son parte de nuestro menú diario.
Un caro menú, por cierto. Que ya es parte de nuestra idiosincrasia.
R. Olmedo