Tuesday, September 03, 2013

LA DESVERGÜENZA CHILENA


 
Colaboración de Raúl Olmedo
 
 
 
 
 
     Creo que la mayoría del país ha tomado conocimiento de la petición efectuada a la Alcaldesa de Santiago, por parte de la familia del mirista asesinado en 1989, Jecar Nehgme, abatido en la calle Bulnes,  para cambiar el nombre de BULNES por el de Nehgme.
     Esta solicitud es una provocación para las FF.AA, un despropósito y una estupidez.
     Es provocación porque se hace una ofensa al Ejército, ya que el general Bulnes fue uno de los más brillantes generales de su época. Vencedor en la batalla de Yungay que significó la derrota de la Confederación Peru-Boliviana.  Fue Presidente de la República y un estadista.  Como Presidente construyó innumerables obras públicas, especialmente en el campo de la Educación, levantando un sinnúmero de escuelas y liceos, edificios que, algunos de ellos, aun perduran. Como soldado, combatió en las guerras de la independencia y cada vez que la Patria lo requirió.
     Siendo Presidente de la República, ordenó la toma de posesión del Estrecho de Magallanes, actuando como un verdadero estadista, pensando en el futuro de Chile, acto trascendental que se adelantó en pocos días a la idea del Gobierno Francés de proceder a su ocupación.  Francia envió a la fragata “Le  Phaeton ” cumplir ese propósito,  pero  el Estrecho ya estaba ocupado gracias a la visión de Bulnes y los deseos de O'Higgins en su lecho de muerte.
    Vemos entonces que ambas personas no son comparables bajo ningún punto de vista.
     Bulnes fue un hombre que contribuyó al afianzamiento de la República, exitoso en la paz y en la guerra.             Nehgme, una persona que pertenecía a una organización subversiva y criminal que sembró el terror y propiciaba una dictadura al estilo Castrista, removiendo los cimientos de la República, la misma que Bulnes contribuyó a construir.
    ¿Puede haber algún punto de comparación entre uno  y  otro como para cambiar el nombre a una calle emblemática de nuestra capital?
    A mi juicio, ninguno.  Es como comparar un delincuente con una persona decente. Es una desvergüenza  típica de la sociedad que tenemos en que ya nada se respeta. No hay decencia ni pudor para hablar y actuar, es lo que demuestra la familia del Sr. Nehgme al tratar de que este aparezca como un gran personaje público cosa que nunca lo fue.
       En una actitud increíble y falta de sentido común, la Contraloría General de la República, y como un mal chiste, declaró que el MIR ERA UNA EMPRESA; esto es lo último en falta de vergüenza pues esa organización dio muerte a personas, ocupó ilegalmente propiedades, secuestró y así podríamos continuar…Es una estupidez.
   
       ¿Cuánto y donde tributó el MIR?    Esto es un botón de muestra hasta donde hemos llegado en materia de actuar decentemente. Se podrán buscar todas las explicaciones para justificar esta situación, pero todos sabemos que era una organización CRIMINAL. Lo siento por la Contraloría.
      Por último es un despropósito porque este hecho está fuera de razón, de sentido o de conveniencia nacional. ¿RECONCILIACIÓN’? Es lo que más hablan los políticos pero con este tipo de actitudes, no se conseguirá  nunca, algo que a la izquierda le interesa no se produzca para mantener al cuerpo social en tensión permanente y así tener al país desunido, pues es la condición que más les acomoda para imponer sus consignas y doctrina totalitaria.
  
                                             

 Fernando Navajas I
                                                   Vicealmirante

3 comments:

Miguel Huerta said...

Fácilmente, este artículo se podría titular: "La Ignorancia Chilena". La primera ignorante vendría a ser la Alcaldesa Tohá.

Carmen Domínguez RT said...

¡Así se tergiversa la Historia patria!

Anonymous said...

No estoy de acuerdo con el cambio propuesto, desde luego. Si es que se propuso.
Pero cabe tener en cuenta que el señor Jecar Nehgme fue abatido en la calle Bulnes (donde se ubica una placa recordatoria), y no en la avenida Bulnes.
La calle Bulnes, sigue el patrón de varias otras del barrio Yungay, que rinden homenaje a personajes ilustres y héroes de la Guerra del Pacífico (1879-84). En su caso, al general Manuel Bulnes Pinto, hijo mayor del Mariscal de Ancash y ex Presidente de Chile, general Manuel Bulnes Prieto.
Son, pues, dos tiempos, dos guerras y dos Bulnes distintos.
Igual no le otorgaría a Nehgme un honor semejante.

R. Olmedo