Monday, October 14, 2013

Cultura



      Me consultaron sobre cuál es la diferencia entre una persona culta y una persona inculta. La pregunta es fácil, pero la respuesta es difícil por las distintas aristas, variables y posturas sobre el tema.
      Mi modesta opinión es que una persona culta no es la que sabe mucho o tiene buena memoria sino aquella que tiene el afán de cultivarse, de aprender cada día más y compartir sus conocimientos. La persona culta es curiosa, mira el cielo estrellado y se maravilla. O está delante del computador y
se pregunta cómo es posible que una carta desde Valdivia viaje por el ciberespacio y esté en dos segundos en Europa. Eso es curiosidad. El término "culto" también se aplica a una persona, grupo, etnia o país que conoce y practica su cultura: pueblo culto.

Ahora ¿qué es una persona inculta? No es aquella persona que no sabe quién fue Alexander Fleming, Charles Chaplin o Winston Churchill, o la que no reconoce el sujeto en una oración, o que no sabe por qué la palabra "té" a veces tiene tilde y otras veces no, sino aquella persona que no se molesta en averiguarlo. Ahí está la clave. La diferencia entre una persona culta e inculta está marcada por la apatía o desinterés de esta última por querer aprender, y no está definida ni por clase social, ni situación económica, ni por tener buena o mala. memoria. Las personas cultas no necesariamente
saben mucho, pero son curiosas y comparten sus conocimientos. Las personas incultas pueden saber mucho, o pretender saber, pero no son curiosas y guardan para sí sus conocimientos.

Me es grato terminar mencionando que la última sonda enviada a Marte por la NASA para explorar su superficie se llama "Curiosity",  hermosa metáfora  que relaciona el querer saber más con la evolución del ser humano.

(Publicada en el Diario Austral de Valdivia el 13/10/2013)

Mauricio Pilleux Dresdner

No comments: