Wednesday, November 20, 2013

LA DC Y EL MONO PORFIADO

MIGUEL HUERTA MARÍN
 
Ricardo Lagos Escobar le ha “hecho la desconocida” en dos oportunidades a la derrotada senadora DC Soledad Alvear.

 La primera, durante la frustrada primaria entre Alvear y Bachelet, al final del mandato de Lagos. El entonces Presidente, restándole importancia a que Alvear había sido su LEAL Ministra de Relaciones Exteriores, se inclinó públicamente por Bachelet, propinándole un golpe mortal a la democratacristiana. Tanto, que ésta debió abandonar la primaria y Bachelet corrió sola.

La segunda oportunidad fue en la reciente elección senatorial por Santiago Oriente. Efectivamente, Lagos no pudo contener el palpitar de su zurdo corazoncito y le manifestó público apoyo al sepulturero de Alvear, el socialista y finalmente triunfador, Carlos Montes. Poco decorosa la actitud de Ricardo Lagos, perjudicando nuevamente a su ex canciller.

El amor por la fuerza nada vale, la fuerza sin amor es energía gastada en vano
Albert Einstein

Ahora bien, hay que reconocer que el “golpe mortal” a Alvear, en esta oportunidad se lo propinó la mismísima Michelle Bachelet.

 En entrevista a Radio Cooperativa, el mentado “Gute”, esposo de Alvear, reconoce públicamente que el bacheletismo se la jugó por Montes. Lo más decidor, según el “Gute”, fue que doña Ángela Jeria de Bachelet entregó público apoyo al candidato socialista sin  siquiera restarse a compartir el estrado con el candidato Montes. “A buen entendedor pocas palabras” reza el dicho. O si el lector lo prefiere: “Una imagen es más potente que mil palabras”.

Eso sí, hay que poner en duda si es que los democratacristianos solamente pecan de ilusos, o definitivamente no tienen remedio. Bastaba con analizar el cupo protegido que, a instancias del Partido Comunista, se le entregó a Camila Vallejo en La Florida (Comuna numerosísima). Era obvio que la Vallejo y el PC se la jugarían por Montes. ¿O la DC esperaba algún grado de neutralidad de su parte?

Todo este análisis me trae a la memoria el juego del “Mono Porfiado”. Sí, ése al que uno le pega y le pega y éste vuelve a pararse para que le sigan pegando. La ingenuidad endémica de la Democracia Cristiana la asimila dramáticamente a ser el “Mono Porfiado” de la izquierda. 

Si lo prefiere el lector, también se podría comparar a la DC con ese marido engañado que prefiere cerrar los ojos para no ver reflejados los cuernos en el implacable reflejo del nunca bien ponderado espejo.

Desde los años 70´s la Democracia Cristiana viene “haciéndose la loca” ante los engaños izquierdistas. En esos años ya les creyeron cuando aceptaron el “Estatuto de Garantías Constitucionales” que les vendió la Unidad Popular y Salvador Allende. Hasta hoy día los chilenos pagamos esa cuenta, con dictadura incluida.

La gran pregunta de hoy día es si es que los votantes democratacristianos seguirán firmando un cheque en blanco a la izquierda, esta vez representada por Michelle Bachelet o habrán algunos que esta vez se aburran de ser el “Mono Porfiado” de los esbirros de la izquierda.

Finalmente, y sólo como dato ilustrativo. Si existiera un sistema mayoritario, en Santiago Oriente se habría elegido a Manuel José Ossandón y a Laurence Golborne, las dos primeras mayorías.

 

 

1 comment:

Anonymous said...

¡¡Pobres DC!! Ya ni sienten cuando los montan.