Thursday, December 26, 2013

Carta Publicada Diario La Tercera; 25 de Diciembre de 2013

DC y PC

25/12/2013   
 
 
LinkedIn
 
 
Señor director:

Es evidente que un importante sector de la DC, encabezado por Gutenberg Martínez e Ignacio Walker, tiene serias reservas respecto de la inclusión del Partido Comunista en el próximo gabinete. A pesar de ello, cada día es más claro que Michelle Bachelet sí los convocará a su equipo ministerial.

La objeción al PC por parte de los aludidos se refiere al doble estándar comunista respecto de los derechos humanos y su situación en Cuba. 

A su vez, los defensores del PC chileno los quieren en el gabinete y los declaran “evolucionados”, obviando su clara posición en cuanto a la tiranía cubana. “Fidel es la luz y la esperanza para Chile”, declaraba hace poco la diputada comunista electa, Camila Vallejo.

Por su parte, la directiva comunista criolla enviaba sentidas condolencias a la dictadura de Corea del Norte con motivo del fallecimiento del padre del actual tirano coreano Kim Jong Un, quien ha debutado en su mandato con la ejecución de su propio tío, producto de un juicio express emulando el añejo ejemplo de Joseph Stalin y sus famosas purgas en la antigua Unión Soviética.

Lo anterior y mucho más deja en evidencia la dualidad de criterios a este respecto que existe dentro de la Democracia Cristiana. A pesar de ello, pareciera que Walker, Martínez, el mismo Orrego y quienes comparten esta línea dentro de la DC, tienen una inmejorable oportunidad para demostrar su consecuencia y desde el interior de un futuro gobierno exigir a la próxima Cancillería una posición clara e intransable respecto de los derechos humanos en las dictaduras comunistas que aún subsisten.

Miguel Huerta Marín

1 comment:

Oscar Armando Nieto de los Ríos said...

Estoy muy de acuerdo en denunciar y condenar los atropellos a los derechos humanos que ocurren en TODA la isla de Cuba, incluyendo la base de Guantánamo, donde los atropellos son mayores tanto en cantidad como en calidad. Condenar solo al gobierno cubano y no al estadounidense constituye una posición insostenible. Si el PC chileno es objetable dado su "doble estándar" en relación con los DDHH en Cuba, todos los partidos de la derecha chilena son objetables dado su doble estándar en relación con lo que ocurre en Guanánamo. Unámonos por condenar TODOS los atropellos a los derechos humanos.