Monday, December 30, 2013

Friday, December 27, 2013

Humor por "Topo Lagos"


Tweet Cubano

Fernando Peña Rivera
Cuba según @Sr_Ballesteros: Huele a dictadura,
se viste como dictadura, parece dictadura,
 pero es una Democracia "distinta".
P´al nobel

Thursday, December 26, 2013

Neruda, el Poema de la Maldad

Fernando-Mires

Fernando Mires, profesor en la Universidad de 
Oldenburg, Alemania, autor de libros sobre filosofía política, 
política internacional y ciencias sociales.


pabloneruda
Para nosotros, los humanos, la búsqueda es el encuentro. No podemos aspirar a más, y eso es ya demasiado.
1. Cuando casi por azar leí de nuevo la “Oda a Stalin” de Pablo Neruda, supe que desde hace muchísimos años había estado postergando escribir lo que ahora escribiré.
Confieso que no puedo dejar de pensar que lo que uno escribe está escrito antes de ser escrito, y que toda escritura no es más que una transcripción de pensamientos, los que como topos escondidos aguardan su momento para aparecer bajo la luz del sol. Entonces volveré a plantearme esa pregunta que tanto me ha perseguido. ¿Cómo pudo ser posible que el (para mí) más grande poeta de la lengua castellana haya caído tan bajo como para cantar una larga oda al más malvado de los dictadores paridos por la historia? No estoy hablando de Hitler. Estoy hablando de Stalin, el único monstruo que ha logrado superar al endemoniado alemán.
Estoy hablando, de acuerdo a los propios registros soviéticos, de 1,5 millones de seres directamente ejecutados. Estoy hablando de 8 millones de muertos en el Gulag. Estoy hablando de entre 6 y 8 millones de muertos a causa de hambrunas provocadas sistemáticamente por Stalin en campos y ciudades con el objetivo de eliminar a “la burguesía” y a los kulaks. Según el investigador Robert Conquest, las cifras de personas asesinadas oscila entre 20 y 30 millones. Estoy hablando, además, de comunistas asesinados por orden de Stalin, miles y miles, entre ellos toda la vieja guardia bolchevique, hecho que llevó a escribir a Fernando Claudin que ningún dictador, ni siquiera Hitler, ha superado cuantitativamente a Stalin en el aniquilamiento sistemático de cuadros comunistas. Estoy hablando de las miles de “clínicas psiquiátricas” repartidas a lo ancho y largo de la URSS, horrendas sentinas donde iban a terminar sus vidas quienes se desviaban de la línea del Partido, línea que solía cambiar cada mes. Estoy hablando, por último, del gemelo totalitario de Hitler, ambos criminales en serie, los dos más grandes genocidas habidos –y Dios me oiga– por haber.
¿Cómo Neruda, poeta del cielo, pudo haber escrito esa “Oda a Stalin”, hombre del infierno?
¿No conocía acaso el poeta los innumerables crímenes del dictador? Por supuesto que los conocía. Como cientos de comunistas que tenían acceso a las cumbre soviéticas, Neruda sabía de ellos. Las revelaciones de Kruschev en el 20° Congreso del  Partido Comunista de la URSS (1956) fueron solamente un procedimiento “pro-forma” que hizo público un secreto a voces. Por más que hoy los apologistas quieran disculpar el maléfico poema aduciendo que Neruda vivía en las nubes, Neruda, como sucedió con cientos de intelectuales occidentales, fue un cómplice de la maldad.
Desde luego, Neruda  no conocía en detalle la lista casi interminable de seres humanos asesinados por Stalin. Tal vez tampoco conocía la verdadera dimensión de la maldad hacia la que él, con grotesco desparpajo, elevó la cadencia irresistible de su poesía. Pero no podía ignorarla, sobre todo si se tiene en cuenta que muchos escritores soviéticos que alguna vez compartieron con él, o fueron asesinados, o arrastraban huesos casi sin piel en los campos de concentración, o eran obligados a pasar al anonimato después de confesar públicamente delitos jamás cometidos, o eran forzados, con sus bocas sin dientes a cantar loas al degenerado dictador. Eran obligados, léase. Pero a Neruda nadie lo obligó.
¿Orden de Partido? Y aunque así hubiera sido. Neruda era quizás el único comunista chileno que podía permitirse no acatar alguna orden del Comité Central sin recibir ninguna sanción. Su prestigio era muy grande, y su pertenencia al comunismo chileno era un capital enorme que “el Partido” jamás podría despilfarrar. No, eso no cuenta.
¿Alucinación ideológica, una de esas que casi todos hemos padecido en algún momento de nuestras vidas? Quizás eso es válido para poetas como Rafael Alberti quienes, amén de escribir poesía, intentaron conjugar los verbos de la doctrina marxista-leninista. Sin embargo, todos los testimonios relativos a la vida de Neruda dejan muy claro que la adhesión del poeta al comunismo no era ideológica. La verdad es que el hombre no sólo no era marxista. No sólo no tenía la más pura idea de “marxismo-leninismo”. Además, no le interesaba en absoluto. Su adhesión al comunismo era de naturaleza emocional, mística, romántica si se quiere. Ideológica, en ningún caso. Política, mucho menos.
¿O era Pablo Neruda un malvado, un psicópata oculto bajo imágenes y estrofas alucinantes que surgían de una mente enferma? Nada más falso. Todos los testimonios –si dejamos de lado la patética envidia de Pablo de Rokha, o la mezquindad abominable del castrista Nicolás Guillén–, incluyendo los de declarados enemigos del Partido Comunista, coinciden en afirmar que Neruda era un ser humano generoso, ético, de recto proceder, muy tolerante y respetuoso frente a los demás.
O –para seguir el hilo de la apología “nerudista” contemporánea– ¿fue la “Oda a Stalin” un panfleto sin importancia, un simple desliz al que no podemos sino disculpar con una leve encogida de hombros? ¿No tienen acaso todos los grandes creadores obras fallidas a las que no cabe sino restar importancia? Ay, si así hubiera sido yo no estaría escribiendo lo que ahora escribo. El problema es que la “Oda a Stalin” no sólo no es un poema malo (hasta Neruda tiene algunos), es un poema grandioso; es extraordinario. Por Dios, no nos hagamos más los huevones: estamos frente a un poema sinfónico, ante estrofas maravillosas; frente a versos cósmicos. Cualquiera que entienda algo de literatura no puede sino decir, si es honesto, que la “Oda a Stalin” es una “obra magna”. Y ahí, justo ahí, reside el nudo del problema. No se trata de un poemilla de medio pelo, sino de una de las más bellas dedicatorias a la maldad escritas por algún ser humano. ¿Cómo manejar tan tremenda contradicción?
2. La contradicción trasciende a Neruda, y tiene que ver con la pregunta: ¿Puede algo ser malvado y a la vez bello? La pregunta es clave; en ella se encierra el sentido mismo de la existencia humana. Sentido que creía tener resuelto cuando vivía en Frankfurt y el tranvía pasaba todos los días por la Casa de la Ópera en cuyo frontis se encuentran escritas las palabras de Goethe: “lo bello, lo verdadero y el bien”. Las leí tantas veces que, de modo inconsciente, llegué a suponer que esa trinidad era parecida a la cristiana, una unidad que comienza y termina en Dios. Sólo después de algún tiempo, cuando me entrometí en la filosofía de Schelling (Friedrich Wilhelm Joseph, 1775-1854) me di cuenta de que esas tres instancias del ser no sólo no eran complementarias sino, además, podían ser diferentes e incluso antagónicas entre sí. Eso quiere decir que algo puede ser bello y malvado a la vez.
Por lo demás, la narrativa universal está llena de ejemplos de seres humanos perversos y bellos que han sido amados por otros con divina devoción. Luego, en clave de tesis podría ser dicho: “todo lo verdadero y bueno es bello, aunque no todo lo bello es verdadero y bueno”. Creo no tener  a mano ningún otro ejemplo para demostrar esa tesis que la “Oda a Stalin” de Pablo Neruda: El objeto del bello poema no podía ser más malvado y la ideología que él representaba no podía ser más falsa.
La pregunta que una vez me hice ante Neruda la he vuelto a hacer muchas veces frente a Martin Heidegger y su complicidad con el nazismo. E inevitablemente, al pensar en Heidegger, he pensado de nuevo en Neruda. Lo cierto es que ambos grandes hombres fueron, durante algunos momentos de sus vidas, sirvientes del demonio. Pero no en el sentido de que Stalin y Hitler hubieran sido demonios. Porque lo más terrible de esta historia es que ambos dictadores eran definitivamente mediocres, radicalmente banales, pero no demonios; apenas, si así se quiere, un par de pobres diablos. Eso no disminuye, al contrario, aumenta la degradación en que tantos cayeron al adorarlos como si hubieran sido dioses, a ellos, precisamente a quienes estaban más lejos que nadie de Dios.
No, Stalin y Hitler no eran demonios. Ambos eran –y eso es algo muy diferente- seres demonizados, banales representaciones de la maldad absoluta, de una maldad a la que para descifrar faltan palabras; de una maldad, en fin, impensable.
Fue, reitero, Schelling, quien me llevó a pensar en esa impensabilidad del mal total. Pensamiento que comenzó a perfilarse con plena nitidez cuando estudié el libro de Heidegger dedicado a la filosofía de Schelling (Schellings Abhandlung über das Wesen der menschlichen Freiheit). A través de la redacción de su ensayo, Heidegger, no me cabe duda, estaba entendiéndose a sí mismo. Y lo sé, porque a través de Schelling, pero sobre todo, a través del libro de Heidegger sobre Schelling, yo entendí la sinrazón del poema de Neruda, o lo que es igual, entendí por qué el mal, o la maldad, puede ejercer sobre los humanos una atracción tan, o quizás más irresistible que el bien. De más está decir que a la vez que entendía por qué Neruda, Heidegger y tantos otros cayeron tan por debajo de ellos mismos, entendía de paso por qué nadie está libre de confundir el bien supremo con el supremo mal.
¿Qué es el mal? Seamos algo simples: el mal es la negación del bien; luego, el mal es la condición del bien y no hay que recurrir a Hegel para saber que sin negación no puede haber afirmación. Ese pensamiento simple es, a la vez, el punto de partida de la filosofía teológica de Schelling de la cual vamos a destacar aquí un par de puntos que son claves para Heidegger.
De acuerdo al Schelling de su texto central Über das wesen der menschlichen Freiheit (Sobre la esencia de la libertad humana) en el cosmos reina orden y caos, y ambos son interdependientes. El cosmos, a su vez, es expresión de un orden superior al que Schelling llama el Ser Total, es decir, el Ser Absoluto e Infinito, es decir, Dios. Ahora, en ese cosmos – punto donde Schelling sigue a Platon-  el ser humano es la única instancia que gracias a su pensamiento se encuentra en condiciones de acceder o pre-sentir el espíritu del Ser. Mas, a la vez, el ser humano es materia, y luego tiene dos opciones: la de hundirse en la oscuridad de la materia o la de buscar la luz de Dios. Esa dualidad es, para Schelling, la esencia de la libertad. Pero a la vez, y he aquí el agregado que introduce Schelling a la filosofía platónica, esa no es sólo esencia humana, sino una que deriva de la existencia del propio Dios. En otras palabras, si Dios es Dios, lo integra todo, y por lo tanto, la propia negación de Dios se encuentra en Dios. Eso significa que Dios, al contener en sí a todos los tiempos, no sólo “es”, además “está siendo”, lo que también quiere decir, “Dios se está haciendo”
Radicalizando la terminología de Schelling podríamos decir: el Demonio no es una “persona” independiente a Dios sino consustancial a Dios pues si Dios no integrara en sí al Demonio no sería todo y si no fuera todo no sería Dios. Dios, luego, al serlo todo, no sólo integra su presencia sino también su ausencia. Esa ausencia de Dios en Dios y en nosotros es el Mal.  Trasponiendo la tesis, podemos afirmar que, según Schelling, Dios es la vida y por eso es también la muerte. O también: Dios está en lucha consigo mismo y nosotros, hijos de Dios vivimos en lucha en y con nosotros mismos (agonía, antagonía). Esa lucha entre el Bien y el Mal es universal, cósmica y divina a la vez. Es también humana. O para decirlo con Hannah  Arendt: es la propia condición humana.
Ahora, según Schelling, el universo está sometido a dos principios: el de reclusión del ser en sí mismo (hundimiento del ser en la materia no viviente) y el de expansión: salir del sí mismo (Selbstheit) hacia el más allá. Si asumimos el segundo principio, salimos en búsqueda de Dios. Se trata, luego, de una opción. Una opción frente a la cual somos libres. Pero, y he aquí donde reside ese derivado de la libertad de la cual nosotros, y nadie más que nosotros, somos responsables: Si no elegimos el camino de Dios (expansión) traicionamos nuestra libertad de ser.
El ser humano –lo dijo Aristóteles- es una criatura metafísica, y si renegamos de esa propiedad, traicionamos al Ser, luego a Dios, y no por último, a nuestra propia esencia. Esa traición la llama Heidegger “Olvido del Ser”. Entonces el lector puede adivinar hacia donde voy. Cuando Heidegger adhirió al nazismo, o cuando Neruda cantó a Stalin, cometieron –siguiendo la idea de Schelling-  un deliberado y abierto acto de traición a la esencia del ser humano. Por una parte, ambos estaban tocados por un espíritu que no viene sólo de la materia. Ambos elevaron su ser buscando el encuentro con un más allá no material, y ambos creyeron encontrarlo justo ahí donde menos debía ser buscado, en la adoración al Mal, en la negación de Dios. La traición reside, por lo tanto, en un error. La Oda a Stalin de Neruda es, antes que nada, un poema errático; “equi-evocado”: ahí reside su maldad. Esa es la traición.
Avanzando algo más -gracias a Heidegger- en la lectura de Schelling, podemos decir que el ser humano está dotado de propiedades que le permiten buscar a Dios, pero que, como resultado de nuestra mortalidad, no nos está permitido encontrarlo. Como mortales no tenemos acceso a la inmortalidad pero a la vez podemos buscarla aunque sin encontrarla. La filosofía, la poesía, la música, las artes en general, y a veces hasta las religiones, son medios que nos permiten merodear alrededor de los territorios de la inmortalidad, que son los de Dios. Lo que quiero decir, al fin, es que asumiendo el principio de expansión, según Schelling, encontramos la búsqueda, pero  –radical paradoja- no encontramos el encuentro. O expuesto de este modo: para nosotros, los humanos, la búsqueda es el encuentro. No podemos aspirar a más, y eso ya es demasiado. Por lo tanto, si creemos encontrar a Dios en los espacios que nos han sido dados (los de la mortalidad, los de la “pensabilidad”) erramos, y con ello, para decirlo de nuevo con Schelling, cometemos acto de traición al Ser.
La traición de Neruda no reside, por lo tanto, en haber buscado a Dios con su poesía. Su traición reside en creer que lo había encontrado, y con ello, al menos por un momento, abandonó la búsqueda que es a la vez, la propiedad divina que nos ha sido concedida. O digámoslo de modo altamente simple: Neruda (al igual que Heidegger) encontró el camino pero, como un automovilista enloquecido, partió, y a toda velocidad, en dirección exactamente contraria para terminar cantando al más radical de los males que la mente humana pueda concebir: a Stalin.
Sostengo en consecuencia que la Oda a Stalin de Neruda es un poema esencialmente religioso. Y lo voy a demostrar.
3. Cuando digo que la Oda a Stalin es un poema esencialmente religioso, estoy diciendo que Neruda, como comunista, vivió –por lo menos durante un tiempo- el comunismo no como política sino como religión. No estoy diciendo –cuidado- que el comunismo sea una religión, sino que muchos, Neruda entre ellos, lo vivieron como religión. Esa fue su gran maldad la que, como ya hemos advertido, se trata de un error, es decir, de una equi-vocación. Y como la palabra lo dice, una equi-vocación es una falsa vocación, lo que trae consigo, a la vez, una falsa e-vocación. En este caso, la evocación a la divinidad de Stalin.
Leamos, por ejemplo, el comienzo de la Oda a Stalin:
Camarada Stalin, yo estaba junto al mar en Isla Negra/ descansando de luchas y de viajes/ cuando la noticia de tu muerte llegó como un golpe de océano/ Fue primero el silencio, el estupor de las cosas, y luego llegó del mar una ola grande/ De algas, metales y hombres, piedras, espuma y lágrima estaba hecha esta ola/ De historia espacio y tiempo recogió su materia/ y se elevó llorando sobre el mundo/ hasta que frente a mí vino a golpear la costa/ y derribó a mis puertas su mensaje de luto/ con un grito gigante/ como si de repente se quebrara la tierra.
La muerte de Stalin  hizo temblar el cosmos frente a la casa de Neruda. Un llanto universal fue derramado sobre la tierra, y la historia, el espacio y el tiempo avanzaron como una ola gigantesca. ¿Qué estamos leyendo? Sin duda, versos grandiosos. No obstante, para cualquiera que haya asistido alguna vez en su vida a alguna clase de Catecismo, esas imágenes son familiares. Pues Neruda, tal vez sin darse cuenta que su voz era la que transmitía su inconsciente cristiano, no ha hecho otra cosa que transponer los relatos neo-testamentarios sobre lo que sucedió en la tierra inmediatamente después de la muerte de ¡Jesús, el Cristo! Dice por ejemplo el Evangelio de San Mateo
(27-51):  “Y ¡mirad!, la cortina del santuario se rasgó en dos, de arriba a abajo, y tembló la tierra, y las masas de roca se hundieron”.
El Evangelio de San Neruda sobre la vida pasión y muerte de Stalin, comienza con la muerte de Stalin, el falso redentor. Luego retrocede hasta el año 1914, cuando el mundo estaba dominado por los ricos, quienes se repartían el petróleo, las islas y el cobre. Así, nos cuenta Neruda como antes de Stalin los policías ametrallaban al pueblo inerme. Como los gringos bailaban frenéticamente sobre la sangre de los hombres; como una lluvia de sangre caía sobre el planeta; como los dueños de burdeles, los propietarios de periódicos, los millonarios se habían apropiado de la Historia hasta que un día, Lenin condujo a los pueblos hacia la Nueva Tierra Prometida: La URSS
“con modesto vestido y gorra obrera/ entró el viento del pueblo/ Era Lenin/ Cambió la tierra, el hombre, la vida/ El aire libre revolucionario/ trastornó los papeles/  manchados. Nació una patria/ que no ha dejado de crecer./ Es grande como el mundo, pero cabe/ hasta en el corazón del más/ pequeño/ trabajador de usina o de oficina,/ de agricultura o barco./  Era la Unión Soviética.
Desde ese momento, cambio el curso de la historia.
Sólo faltó a Neruda escribir que Stalin se encuentra en el cielo sentado a la diestra de Lenin. Y si no lo hizo fue porque a la izquierda de Lenin habría estado Trotzki, y Trotzki -eso lo sabía Neruda mejor que nadie- había sido asesinado por obra y gracia de la bondad infinita de Stalin.
Hay, además, en el largo poema un momento en que su trasfondo religioso traspasa los umbrales del inconsciente nerudiano emergiendo en forma conciente hacia la superficie. Ese momento se refiere al legado de Stalin: el Hombre Nuevo: El Comunista. Leamos:
¡Ser hombres! ¡Es ésta/ la ley staliniana!/ Ser comunista es difícil./ Hay que aprender a serlo./ Ser hombres comunistas/ es aún más difícil,/ y hay que aprender de Stalin/
Llegar a ser un verdadero comunista es difícil, dice Pablo Neruda parodiando a San Pablo para quien ser un verdadero cristiano era algo muy difícil cuando no nos contemplamos en Jesús. Por eso la historia envió a Stalin a la tierra. Para que los comunistas, seres elegidos por la Historia, siguieran su ejemplo y lo imitaran.
Lo mismo ocurrió con los nazis, a quienes les hicieron creer que pertenecían a una raza superior. Ocurre todavía con los miembros de las sectas religiosas, quienes en su locura colectiva imaginan haber sido elegidos por Dios para propagar su mensaje. El hombre estalinista, según Neruda, ha alcanzado también una superioridad con respecto a los demás mortales. Y la figura de Stalin era, según Neruda, ejemplo señero
Este manicomio que es el mundo en que vivimos está lleno de elegidos y autoelegidos. Son pocos los que piensan en que si hay un Dios, es de todos. Que si hay un Dios, El no eligió a nadie o nos eligió a todos. Y que si hay un Dios, nos eligió para que eligiéramos. Para que eligiéramos entre lo bello y lo horrible; entre lo justo y lo injusto; entre lo falso y lo verdadero; entre lo bueno y lo malo
Sin embargo, Neruda, en su poema no sólo eligió al Mal y a la Maldad. Además, los confundió con el Bien y la Bondad. Su pecado –o su error, en este caso es lo mismo- no pudo ser más grande.
Hay que reiterar, además, que el Stalin de Neruda evoca de modo blasfemo la pasión de Jesús hasta en sus más leves detalles. Y al igual como ocurrió con el Nazareno, el mensaje de Stalin no fue entendido primero por los escribas, ni por los sabios, ni por los intelectuales, pero sí por los buenos de corazón, por los misericordiosos y por los desventurados, los humildes de la tierra, los pobres de espíritu, que de ellos será el reino de la tierra. No deja de ser interesante analizar los párrafos finales del poema.
Vino un muchacho y me estrechó la mano/ Más tarde el pescador de erizos, el viejo buzo/y poeta,/ Gonzalito, se acercó a acompañarme bajo la bandera./ «Era más sabio que todos los hombres juntos», me dijo/ mirando el mar con sus viejos ojos, con los viejos ojos del pueblo./Y luego por largo rato no dijimos nada./Una ola/ estremeció las piedras de la orilla/ «Pero Malenkov ahora continuará su obra», prosiguió/ levantándose el pobre pescador de chaqueta raída./ Yo lo miré sorprendido pensando: ¿Cómo, cómo lo sabe?/ ¿De dónde, en esta costa solitaria?/ Y comprendí que el mar se lo había enseñado
Ha de perdonarme el lector, pero cuando leí la profecía de Gonzalito, el viejo pescador amigo de Neruda, no pude evitar, en medio del estupor, una risa. Ocurrió al rememorar el nombre de Malenkov. Evidentemente Neruda no estaba todavía muy bien informado acerca de quien era Malenkov cuando escribió su ominosa Oda a Stalin. Porque Malenkov era el hombre más tonto y gris de todo el Comité Central. Como oscuro funcionario, Malenkov fungió de perro faldero de Stalin a la vez que servía de contacto entre Stalin y el otro gran asesino, Bejria, jefe de todos los aparatos secretos del régimen.
Como ocurre con todos los dictadores, Stalin se rodeaba de un círculo formado por los más incapaces, los menos inteligentes, los más serviles y Malenkov reunía todas esas dudosas cualidades de modo superlativo. Además, Stalin no tenía hijos en condiciones de sucederlo, ni tampoco un hermano a quien legar su dictadura, como hacen todavía los sátrapas de nuestro tiempo. En fin, Malenkov fue elegido por el resto del Comité Central como el único que podía continuar el breve periodo del “estalinismo sin Stalin” a cuya sombra se formaban las fracciones y se tejían las intrigas destinadas a asegurar la continuidad del poder. Como es sabido, cuando el astuto Nikita Kruschev ascendió al sagrado puesto de Secretario General, el primero en desaparecer de la escena fue el desdichado Malenkov. Se equivocó Gonzalito. Pero Neruda se equivocó mucho, mucho más que Gonzalito.
De este modo, como si hubiera sido un castigo, la Oda a Stalin, iniciada como un poema cósmico, terminó como la misma historia del comunismo: como farsa, o quizás peor: como grotesca tragicomedia.
4. Si la maldad tiene un sentido este no es otro que, al reconocerla como tal, podemos reaccionar en su contra.
En su breve y decidor ensayo, Die Kehre (cuya traducción literal significa, conversión en 180°) cita Heidegger un verso de Hölderlin. Dice más o menos así: “Pero ahí donde está el peligro, crece también la salvación”. Significa: ahí donde crece el mal, nace la posibilidad del bien. Ahí, cuando vemos el abismo, nace la posibilidad de retroceder. “Ahí, donde está el error, surge la posibilidad de la verdad” (Nietzsche) Ahí, donde aparece la amenaza de la muerte, pensamos en el sentido de la vida.  Ahí, sólo ahí, en los campos de concentración  alemanes, o a través de las alambradas del Gulag soviético, entendemos hasta donde puede llegar el ser humano cuando haciendo uso de la libertad que Dios le dio, le vuelve las espaldas, e intenta sustituir su majestad por esos ídolos que vienen del infierno.
Después de Stalin, Neruda volvió a sus océanos, continuó hundiendo sus manos en la tierra, escribió a las piedras, a las flores, al ajo, al tomate, a la cebolla y al amor. Nunca más idolatró a nadie, y sus versos lo llevan los vientos, haciendo el bien con su belleza, y todos los que amamos tanto a la vida, se lo agradecemos con todo el corazón.

¡¡Algo tarde!!


Sergio Muñoz dio voto de minoría en fallo que rechazó indemnización para afectados

Presidente de la Suprema concluye que hubo “incumplimiento de deberes” de Bachelet en saqueos del 27-F

Bachelet 27 F
El nuevo titular del máximo tribunal del país recalcó que "son atribuciones especiales del Presidente de la República: Disponer de las fuerzas de aire, mar y tierra, organizarlas y distribuirlas de acuerdo con las necesidades de la seguridad nacional".



Este viernes, la Corte Suprema nuevamente rechazó una demanda de indemnización de perjuicios presentada por un grupo de pequeños comerciantes de la ciudad de San Pedro de la Paz, por la supuesta responsabilidad del Estado en una serie de destrozos y saqueos producidos el 27 y 28 de febrero de 2010.
La sentencia del máximo tribunal descarta la responsabilidad del Estado por falta de servicio, al no ordenar que las Fuerzas Armadas se hicieran cargo del orden público, después del terremoto que afectó a la zona, el 27 de febrero de 2010.
La decisión se adoptó con el voto en contra del ministro Sergio Muñoz, presidente de la Corte Suprema. El magistrado estuvo por acoger el recurso de casación en el fondo y dictar sentencia de reemplazo acogiendo la demanda indemnizatoria.
En su argumentación, Muñoz mencionó a la Ley N° 16.282 –que regula la colaboración de las Fuerzas Armadas ante las emergencias que se produzcan a consecuencia de sismos o catástrofes– y apuntó a la responsabilidad que tuvo Michelle Bachelet, como Presidenta de la República.
“Que quien disiente concuerda en que por medio de la Ley N° 16.282 el concurso de la autoridad militar sólo pudo destinarse a ejecutar actividades de colaboración de la autoridad civil, principalmente en lo que se refiere a preparación de un plan orgánico para las emergencias que se produzcan a consecuencia de sismos o catástrofes; la programación de la coordinación de los recursos humanos y materiales de los servicios públicos y de las instituciones asistenciales públicas y privadas, para los casos a que se refiere esa ley, y para informar a las autoridades competentes de los problemas críticos que deben ser objeto de medidas preventivas”, indica el titular de la Corte Suprema.
“Que en concordancia con dicha preceptiva el artículo 24 de la Constitución Política señala que el gobierno y la administración del Estado corresponden al Presidente de la República, quien es el Jefe del Estado y su autoridad se extiende a todo cuanto tiene por objeto la conservación del orden público en el interior y la seguridad externa de la República, de acuerdo con la Constitución y las leyes. En vinculación con ese precepto, el artículo 32 N° 17 prescribe que son atribuciones especiales del Presidente de la República: Disponer de las fuerzas de aire, mar y tierra, organizarlas y distribuirlas de acuerdo con las necesidades de la seguridad nacional”, agrega.
En esa línea, acota que “es indudable que ante la situación de catástrofe que afectó a la Región del Bío Bío con motivo del terremoto y tsunami ocurridos el 27 de febrero de 2010, la autoridad civil tenía el deber de adoptar de manera inmediata el máximo de medidas extraordinarias a fin de superar los efectos de esos hechos excepcionales, para lo cual debía hacer uso de sus facultades de dirección y coordinación de los servicios públicos, como, además, ciertamente tener presente la posible comisión de hechos delictuales, de lo que surge inmediatamente un deber de protección de la población y de prevención de tales ilicitudes”.
“Que no obstante la oportuna dictación del Decreto Supremo N° 150 que señala como zona afectada por el sismo con características de terremoto la Región del Bío Bío el mismo día 27 de febrero de 2010, éste contiene una omisión significativa: no se dispuso perentoriamente que las Fuerzas Armadas participaran en las actividades propias de colaboración que le facultaba la Ley N° 16.282. Que dicha omisión importa un defectuoso funcionamiento del servicio, por cuanto ante el acaecimiento de una situación de excepción, en que se constataba una grave afectación de la propiedad de las personas por los hechos de la naturaleza, se unieron los continuos saqueos, debido a lo cual necesariamente debió incluirse la participación inmediata de las Fuerzas Armadas en los términos antes indicados en el referido Decreto Supremo N° 150, dado que natural y razonablemente ello habría importado el restablecimiento más oportuno de la normalidad”, apunta.
En consecuencia, dice Muñoz, “resulta ineludible concluir que en la especie hubo incumplimiento de los deberes de servicio contenidos en la ley. En efecto, el Servicio demandado dotado en la regulación de la Ley N° 16.282 para mandatar a las Fuerzas Armadas para los efectos indicados, no las incorporó en el acto administrativo aludido, adoptando en cambio medidas insuficientes que no fueron capaces de resistir ni previeron la presión ejercida por personas en condiciones de caos que produjeron la afectación de los bienes de los actores. En efecto, si bien los hechos de la naturaleza, en principio podrían presentar elementos que no los hacen predecibles con facilidad, la reiteración de estos hechos con cierta periodicidad en nuestro país deben llevar a la autoridad a considerar un plan de acción, como tener previstas las vías para prevenir mayores males a la ciudadanía, en la cual no deben medirse los esfuerzos, todo lo contrario, la mayor colaboración es la recomendación que se impone en tales circunstancias”.

Fuente: El Mostrador

Carta Publicada Diario La Tercera; 25 de Diciembre de 2013

DC y PC

25/12/2013   
 
 
LinkedIn
 
 
Señor director:

Es evidente que un importante sector de la DC, encabezado por Gutenberg Martínez e Ignacio Walker, tiene serias reservas respecto de la inclusión del Partido Comunista en el próximo gabinete. A pesar de ello, cada día es más claro que Michelle Bachelet sí los convocará a su equipo ministerial.

La objeción al PC por parte de los aludidos se refiere al doble estándar comunista respecto de los derechos humanos y su situación en Cuba. 

A su vez, los defensores del PC chileno los quieren en el gabinete y los declaran “evolucionados”, obviando su clara posición en cuanto a la tiranía cubana. “Fidel es la luz y la esperanza para Chile”, declaraba hace poco la diputada comunista electa, Camila Vallejo.

Por su parte, la directiva comunista criolla enviaba sentidas condolencias a la dictadura de Corea del Norte con motivo del fallecimiento del padre del actual tirano coreano Kim Jong Un, quien ha debutado en su mandato con la ejecución de su propio tío, producto de un juicio express emulando el añejo ejemplo de Joseph Stalin y sus famosas purgas en la antigua Unión Soviética.

Lo anterior y mucho más deja en evidencia la dualidad de criterios a este respecto que existe dentro de la Democracia Cristiana. A pesar de ello, pareciera que Walker, Martínez, el mismo Orrego y quienes comparten esta línea dentro de la DC, tienen una inmejorable oportunidad para demostrar su consecuencia y desde el interior de un futuro gobierno exigir a la próxima Cancillería una posición clara e intransable respecto de los derechos humanos en las dictaduras comunistas que aún subsisten.

Miguel Huerta Marín

Tweet: ¡Ahora...con Guitarra!

MIGUEL GARAY MARTINE
Tarud (PPD) llama a estudiantes
a tener "sensatez y cordura"
durante gobierno de Bachelet... Concertación
comienza a
aplicar su libreto...

Monday, December 23, 2013

Comunistas al gabinete

Miguel Huerta Marín







Resulta evidente que un importante sector de la Democracia Cristiana, encabezado por Gutenberg Martínez e Ignacio Walker, tiene serias reservas respecto a la inclusión del Partido Comunista en el próximo gabinete ministerial. A pesar de ello, cada día es más claro que Michelle Bachelet sí los convocará a su equipo ministerial. Ya dio una potente señal en ese sentido.
La objeción al PC por parte de los aludidos se refiere al doble estándar comunista respecto a los DDHH y especialmente su situación en Cuba… y en Corea, agregaría yo.  
A su vez, los defensores DC del comunismo chileno los quieren en el gabinete y los declaran "evolucionados", obviando su clara posición en cuanto a la tiranía cubana."Fidel es la luz y la esperanza para Chile" declaraba hace poco la diputada comunista electa, Camila Vallejo.
Por su parte, la directiva comunista criolla enviaba sentidas condolencias a la dictadura de Corea del Norte con motivo del fallecimiento del padre del actual tirano coreano Kim Jong-un , quien ha debutado en su mandato con la ejecución de su propio tío, producto de un juicio "express", emulando el añejo ejemplo de José Stalin y sus famosas purgas en la antigua URSS.
Lo anterior, y mucho más, dejan en evidencia la dualidad de criterios a este respecto que existen dentro de la Democracia Cristiana. A pesar de ello, pareciera que Walker, Martínez, el mismo Orrego y quienes comparten esta línea dentro de la DC, tienen una inmejorable oportunidad para demostrar su consecuencia y desde el interior de un futuro Gobierno, exigir a la próxima Cancillería una posición clara e intransable respecto de los DDHH en las dictaduras comunistas que aún subsisten.

Es oportuno recordar que la Democracia Cristiana tuvo su génesis en la Europa post 2ª Guerra Mundial al amparo de la Iglesia Católica y el entonces Papa Pacelli, Pío XII. Se temía entonces a la fortaleza comunista que había liderado a los partisanos anti nazis tanto en Francia como en Italia. Por su parte, José Stalin mostraba entonces su incontenible ansia imperialista y ya se había quedado con la mitad de Europa, incluyendo parte de Alemania.
Occidente por su parte, liderado por los EEUU se había percatado tardíamente de las ambiciones estalinistas y, en primera instancia, trató al oso soviético con ingenua simpatía, motejándolo cándidamente como “Uncle Joe”.
Pues bien, los años han transcurrido y, aunque algunos traten de ridiculizar a quienes sostenemos que los comunistas no cambian, e ironizan diciendo que “Ya no se comen las guaguas”, los porfiados hechos nos muestran una Cuba en que se persigue a los disidentes el extremo del asesinato. Recordemos las oscuras circunstancias en la muerte de Oswaldo Paya. Para que hablar de Corea del Norte y su tirano de turno. Venezuela es un tema aparte y da para otro comentario. A la sazón, los líderes occidentales –una vez más- prefieren la política del avestruz e intentan ignorar las actitudes dictatoriales cuando estas se generan al lado izquierdo.

Finalmente y volviendo a nuestro Chile, la Democracia Cristiana, integrando la nueva coalición gobernante, debiera transformarse en dique de contención de las intenciones comunistas y pro chavistas. De no hacerlo, se diluirá en ese piño sin pena ni gloria y continuará dejando al chileno de centro en la más absoluta orfandad. A la brevedad, veremos quien pesa más dentro de la DC.



Tweet Notable



Claudia @klaudyz 1h
       
Dirigente del Juan Andrés Lagos, responde a Gutenberg Martínez: “En no se violan los .”

Humor por "Topo Lagos"

FIESTAS DE FIN DE AÑO

Conducción de vehículos

             


MAURICIO PILLEUX DRESDNER
La conducción de vehículos es un proceso complejo que pone a prueba un gran número de nuestras capacidades físicas y mentales. El 95% de la información la percibimos por la vista: agudeza visual, visión periférica, visión cromática, sensibilidad al contraste, encandilamiento, visión estereoscópica para evaluar
la distancia y separación entre objetos, el barrido visual, que corresponde a los movimientos del cuello y giro de la cabeza para ampliar nuestro  ángulo visión. Influyen en la conducción factores como el estado de ánimo, motivación, fatiga, otros vehículos, la alimentación. Puede haber descompensación visual ocasionada o acentuada por la fatiga, el estrés, el cansancio, la velocidad, las condiciones atmosféricas, el consumo de alcohol y de algunos medicamentos.
La mayor pérdida de agudeza visual se advierte cuando conducimos de  noche, ya que el sentido de la profundidad se reduce en un 70 por ciento, lo que demuestra el por qué la mayoría de los accidentes mortales se producen de noche. Aún no se inventa un test psicotécnico que pueda incluir un:  "Jura
o promete respetar la Ley del Tránsito, el derecho de los demás, y no sentirse el dueño del mundo cuando conduzca un vehículo"

(Publicada en el Diario Austral de Valdivia el 23/12/2013)

Friday, December 20, 2013

CARTA PUBLICADA DIARIO LA SEGUNDA - 20 DE DICIEMBRE; EL MERCURIO DE VALPARAÍSO; EL LLANQUIHUE DE PUERTO MONTT Y PALENA EL 22 DE DICIEMBRE; EL SUR DE CONCEPCIÓN EL 24 DE DICIEMBRE y AUSTRAL DE TEMUCO EL 25 DE DICIEMBRE DE 2013




CONDENA AL FISCO POR TSUNAMI
Señor Director:

Habría sido más adecuado y republicano si la sala de la Corte Suprema, encabezada por su actual Presidente Ministro Sergio Muñoz, hubiera dictado el fallo condenando al fisco con indemnización a favor de víctima del tsunami antes de las elecciones presidenciales y no cuatro días después.

Miguel Huerta Marín

¡¡¡Yyy ya lo veeeeen....!!!

¡Se veía venir!

Tweet Notable 21.12.12


Mañana hace un año del fin del mundo. ¡Qué rápido pasa el tiempo cuando estás muerto!

Humor por "Topo Lagos"

Política y Deporte

Wednesday, December 18, 2013

" A confesión se partes , relevo de pruebas ..."


Ley Hinzpeter - Encuesta terra.cl

 

La Cámara de Diputados sepultó definitivamente la Ley Hinzpeter o Antiencapuchados, ¿qué opinas?
  1. Bien, todos sabíamos que esa ley era represiva e innecesaria 17,76% 414 votos
  2. Mal, es dejar que los encapuchados sigan atacando a los Carabineros y destrozando todo a su paso 60,36% 1407 votos
  3. Fue un mal proyecto, pero creo que Bachelet tendrá que hacer algo para atajar a los encapuchados 21,88% 510 votos
Total
2331 votos

¿El que piensa?… ¡Pierde!

Gerardo Varela Alfonso

"En el país del que “Piensa pierde”, los políticos dicen que para que Chile se desarrolle hay que subir impuestos; para mejorar la educación universitaria hay que regalarla..."

 
Así se denomina un sketch de Les Luthiers en que imitan a un canal de televisión, y donde el programa de concursos lleva el nombre que titula esta columna “¿El que piensa?…¡Pierde!”. Así, este grupo humorístico argentino contribuye con su homenaje a la inteligencia que despliega la TV. Nuestra política no anda mucho mejor, y dado el festival de malas ideas y contradicciones en que está sumido nuestro querido Chile, he decidido bautizarlo como el país del que “Piensa pierde”.

En el país del que “Piensa pierde” se arma un escándalo con el Banco del Estado y Cencosud porque a sus deudores les repactaban las deudas presumiendo su consentimiento si no contestaban. Ahora, sin embargo, nuestros legisladores han decidido presumir su consentimiento en la nueva ley de donación de órganos. En otras palabras, a usted le pueden sacar el corazón o los riñones sin permiso, pero no cobrarle intereses.

En el país del que “Piensa pierde”, un profesor de derecho constitucional denuncia como tramposa la Constitución y, acto seguido, inventa una trampa para modificarla. Los ideólogos educacionales se oponen a los liceos de excelencia, porque quieren que los mejores alumnos se queden en sus colegios de origen para mejorar al resto. Con ese criterio, Alexis Sánchez debiera seguir jugando en Tocopilla, y no en el Barcelona, porque no se quedó a mejorar a los suyos.

En el país del que “Piensa pierde”, todos quieren andar con iPod, iPad, iPhone, y jugar “play” 24/7 “estar full conectado ¿cachái?”, pero no permitir que se genere electricidad. Las “peloláis” se oponen a las torres de alta tensión en el sur mientras hacen shopping debajo de una torre en Alonso de Córdova. Los jóvenes reclaman a favor del medio ambiente con un pucho entre los labios, y un pueblo que se apagaba como Freirina echa a uno de los pocos empresarios que se acordaron de que existía, y que se atrevió a invertir en él.

En el país del que Piensa pierde, el ministro de Salud de un gobierno de derecha, no contento con que el Estado se meta en nuestra billetera y en nuestro dormitorio, fomenta que ahora se meta en nuestra cocina y nos diga qué podemos o no comer.

En el país del que “Piensa pierde”, los políticos dicen que para que Chile se desarrolle hay que subir impuestos; para mejorar la educación universitaria hay que regalarla, y para mejorar la calidad de los colegios, hay que evitar que los padres paguen por ellos.

En ese mismo país, el reparto de bonos (marzo, tercera edad, etc.) para que la gente los gaste en el comercio es un acto de justicia social, pero darles bonos para que paguen el colegio que elijan para educar a sus niños es un fomento al lucro.

En el país del que “Piensa pierde”, la solución para el problema previsional causado por las lagunas previsionales, los mayores sueldos y la mayor sobrevivencia de los chilenos es hacer una AFP estatal. Y en ese mismo país, los políticos piden más Estado mientras los chilenos padecemos el paro del Registro Civil, de los basureros, y de cuanto servicio público monopólico existe.

En ese país la frivolidad campea y todos opinan sobre lo que no entienden. Los médicos sobre los proyectos eléctricos, los socialistas sobre creación de riqueza, los estudiantes sobre enseñanza superior, los curas sobre economía, y los abogados sobre cualquier cosa.

En ese país paradójico, los ideólogos de la educación y salud pública, y que quieren limitar nuestra libertad de elegir, educan a sus hijos en colegios privados y se atienden en la clínica Las Condes.

En el país del que “Piensa pierde” celebramos a los emprendedores, pero si tienen éxito los llamamos empresarios, y los reventamos. Un ex general es funado por la prensa por ir a dejar a una víctima inocente a un convento, pero un honorable que lideró a un grupo terrorista que mató a mucha gente es parte de la coalición que aspira a la Presidencia.

Para finalizar el concurso, para el cual usted se cree bueno, adivine qué quiere hacer un sector de Chile con el sistema económico, político y jurídico que sacó al 40% de los chilenos de la pobreza y que multiplicó varias veces la riqueza del país …! Si ¡pensó… perdió!
 
Colaboración de Raúl Olmedo

Tuesday, December 17, 2013

Carta Publicada El Mercurio de Valparaíso; El Austral de Temuco el 17 de Diciembre; El Llanquihue de Puerto Montt; El Mercurio de Antofagasta el 19 de Diciembre y El Sur de Concepción el 20 de Diciembre de 2013





¡Que Curiosidad!
Señor Director:

¡Es curioso! A la derecha le faltó tiempo para cometer errores y autogoles, pero igual logra casi un 40%.

Atentamente

Miguel Huerta Marín

Monday, December 16, 2013

Evelyn, la Última Gladiadora

 
Miguel Huerta Marín
La campaña presidencial de Evelyn Matthei fue un calvario público para la candidata sin parangón en la historia política chilena.  La génesis de su candidatura fue, recordémoslo, una miniserie en capítulos de bochornos que comienzan con la caída de Golborne, quien fue  producto de una poco meditada candidatura gestada en un impulso ya endémico de un sector de la derecha chilena; el encandilamiento fruto de un golpe mediático que finalmente evidencia su falta de sustancia. Hernán Büchi, en su momento, fue un error similar que tuvo su capítulo de bochornosa abdicación con elástico, producto de sus “contradicciones vitales”.

La posterior subida de Pablo Longueira a la carrera de las primarias aliancistas, no estuvo exenta de traumas y actitudes propias del más puro autoritarismo. No olvidar que el actual senador electo, Iván Moreira, soltó lágrimas en pantalla cuando, a su propio decir, fue enviado a la región de Los Lagos “A Morir”. El destino y la tenacidad del afectado le permitió doblar la mano de “los Coroneles” y vencer en una épica y desigual batalla electoral. Dicho sea de paso, la elección de Moreira hace la diferencia para que la aplanadora izquierdista que se viene tenga un efecto algo disminuido.

El epílogo de la elección primaria aliancista no fue menos bochornoso. Con un Joaquín Lavín presionando al derrotado para ser humillado en forma pública propia de un circo romano. A su vez, el derrotado -Andrés Allamand- mostrándose como un niño taimado tampoco contribuyó para hacer del resultado de dicha primaria algo digno y republicano.

Finalmente, Longueira depone su candidatura en un misterioso capítulo que los años se encargarán de aclarar.

Así se gestó la candidatura de Evelyn. Balas iban y balas venían mientras esta digna mujer enfrentaba estoica un escenario adverso desde su inicio.

¡Y la izquierda todavía no comenzaba a dispararle!

Después vino el mes de Septiembre con toda la parafernalia periodística volcada a los 40 años del Golpe Militar. Con una Evelyn digna y “Pecho a las balas”. Cargando con todas las culpas de los errores del gobierno militar. Con una izquierda intentando involucrar, una vez más, a su padre General (R) en líos de derechos humanos. Infructuoso intento, pero que igual causó daño.

Como si todo lo anterior fuera poco, los errores comunicacionales de La Moneda y la imprudencia mediática del propio Presidente Piñera le rebotaban a Evelyn como torpedos bajo la línea de flotación.

Los guarismos no acompañaban a la candidata aliancista. El pronóstico de la encuesta CEP, casi siempre errada, pero igualmente coronada como oráculo infalible por la prensa y la clase política, le asignaba a Evelyn apenas un 14%. ¡Otro torpedo de incalculable daño!  La realidad desmintió, una vez más al errático oráculo y Matthei logra un 25% en primera vuelta, ¡Pero el daño ya está hecho!  A pesar de ello, Evelyn logra postergar el triunfo comunista-concertacionista y fuerza a una segunda vuelta.

Para causar mayor daño aún, los dos senadores RN electos en la Región Metropolitana marcando un triunfo de proporciones que es innegable, dan un triste espectáculo postergando y condicionando egoístamente su apoyo a la candidata. Comienza la campaña de segunda vuelta y ambos se van de vacaciones, sumándose tardíamente.

Como factor positivo, mencionemos que la candidata da un giro a su campaña y convoca a elementos jóvenes que refrescan su proyecto. Muchos de ellos darán que hablar. (Ojo con Felipe Kast)

Los resultados finales, todos los conocemos. En todo caso, sería válido remarcar que  todos los errores y autogoles que eran posibles de cometer, se cometieron. A pesar de ellos, Evelyn Matthei logra cerca del 40% de los votos y da a la derecha una lección de valentía y dignidad propia de ser imitada.

Sería de absoluta injusticia terminar este comentario sin mencionar el ejemplo de lealtad; dignidad; valentía y decencia política que en esta pasada nos deja la Senadora Lily Pérez.

ELECCIONES - Encuesta terra.cl

 

Michelle Bachelet es nuevamente electa Presidenta de Chile, ¿cuál es tu balance de la segunda vuelta?
  1. Bachelet les tapó la boca a todos: ganó con una mayoría arrolladora 29,22% 926 votos
  2. Me preocupa el alto nivel de abstención: sólo votó el 47% de los chilenos 47,62% 1509 votos
  3. Matthei reconoció su derrota asumiendo toda la responsabilidad. Ejemplar 23,16% 734 votos
Total
3169 votos

Friday, December 13, 2013

Tweet Notable



Patricio Arancibia Z@Patoarancibiaz 1h
 Kim ejecuta a su tío favorito Corea. Gran confusión en PC chileno: no saben si enviar condolencias o felicitaciones.

Inoperancia de Bachelet

 
Si se dijera que un mudo le dijo a un sordo que el ciego lo estaba mirando, se diría que este colmo de los colmos no es posible. Sin embargo otro colmo de los colmos, por su irracionalidad, fanatismo o afán de entorpecer lo que otro hace en bien de los demás, sí ocurrió: la actual oposición, se opuso a aprobar la subvención escolar preferencial, SEP, que beneficiaría a los más necesitados, vulnerables, dejando a estos a la intemperie de carencias básicas.Esta oposición habla de disminuir la brecha de la desigualdad, y ella, con sus acciones, es la primera en aumentarlas.

La verdad es que de acuerdo a lo anterior, no hay peor ciego que el que no quiere ver, y esta oposición está cegada por el afán de poder.

Atentamente,
Antonio Silva.

Thursday, December 12, 2013

27F Amaro Gómez Pablos

PINCHAR LINK

https://es-la.facebook.com/diputadosudi/posts/461876677159595
Amaro Gómez Pablos en El Conquistador critica actación del gobierno de Bachelet en el tsunami y saqueos.

Atentamente,
Antonio Silva.

Elecciones - Encuesta La Segunda



Algunas encuestas anticipan un triunfo holgado de Michelle Bachelet este domingo, superior en algunos casos al 60%. ¿Cuál cree ud. que será el resultado final?

img

img
Un triunfo holgado de Bachelet, superior al 55%.
  • img
  • 39 %
img
Una victoria de la candidata de la Nueva Mayoría más estrecha, parecida a las elecciones previas.
  • img
  • 20 %
img
Un triunfo de Evelyn Matthei que no se esperaban muchas encuestas.
  • img
  • 41 %


Número de votos
: 18195