Monday, January 19, 2015

Mentir

El uso de la mentira nos caracteriza como seres humanos. Lo paradójico es que nadie la aprueba.
Usamos mentiras piadosas como norma de cortesía: "¡Qué bonita la guagüita!" o "No importa que hayas llegado dos horas atrasado a la comida".
Relaciones interpersonales complejas en el trabajo y otros ámbitos nos fuerzan a decir medias verdades (= mentiras) porque a veces se nos castiga por decir la verdad. Sería difícil imaginar un mundo en que se pudiese decir lo que verdaderamente pensamos de los demás; eso sería impensable. A su vez, tendrían que desaparecer el Viejito Pascuero, las cigüeñas que vienen de París,  los defensores de los derechos humanos que se mienten a sí mismos al apoyar a gobiernos que precisamente violan dichos derechos.
Ocultamos información o parte de ella ante una persona inestable, impredecible o vengativa, hecho que se considera una estrategia de supervivencia. Una verdad: todos somos generosos; por ejemplo el otro día estuve en un cóctel legal en un elegante yate para reunir fondos para el paseo de los niños de una escuela rural y esto sí que es verdad. Pensándolo bien ¿no lo habré soñado?

Mauricio Pilleux Dresdner

No comments: