Tuesday, June 30, 2015

¿AUTORIDAD O GOLPECITOS DE ESTADO?

La Constitución señala en su Artículo 7°: “….ninguna persona o grupo de personas….puede atribuirse…otra autoridad o derecho que los expresamente se les hayan conferido…”.
¿Que es un Golpe de Estado?... o en este caso una suma de “golpecitos”?
Es aquella acción destinada a arrebatar para si, las funciones de un Estado. Considerando que las naciones tienen Poderes de Estado, ¿es dable entender que un “Golpe de Estado”, adquiere plena vigencia, cuando se busca, por la fuerza u otra forma que destruya la convivencia nacional,  asumir para si, las funciones de al menos uno de esos poderes que componen el Estado? Si bien es cierto tal cuestión puede ser mérito de un largo debate, debemos considerar que la existencia de los poderes del estado, constituyen un todo esencial para que la soberanía se manifieste en la plenitud de sus potestades. Es entonces de toda lógica sostener, que quien o quienes, actúan al margen de la ley, con el objeto arrebatar las funciones de un Poder del Estado, están cometiendo un Golpe de Estado. No de otra forma se entiende una acción que, desconociendo las potestades que las leyes le han conferido a una persona o grupo de personas, actúen directamente para desconocer la función de ese Poder.
Visto lo anterior, podemos concluir que el Colegio de Profesores, desconociendo toda potestad de un Poder del Estado, en este caso el Legislativo, y mas grave aun, marginándose de la obligación establecida en la propia Constitución, “El derecho a la Educación”, (Art 19 N° 10), que le fue entregada, está cometiendo un “Golpecito de Estado”, cuyo carácter, no es el que conocemos en la historia mundial con participación castrense generalmente, pero su método es similar. ¿Qué otro nombre tiene este acto de insubordinación constitucional destinado a destruir toda acción legislativa del Congreso, empujando de paso a ser cómplices obligados a medio millón de chilenos todos estudiantes de las escuelas pública de Chile? 
A veces el uso de término tan dramáticos para una Nación, pueden resultar para muchos una exageración. Sin embargo, en el caso en que un número importante de profesores, amenaza la institucionalidad de esta forma, escudándose en el temor de la autoridad tanto nacional como local, para enfrentarlos, sin que medie razón legal que sustente una huelga por ejemplo, es inútil buscar otro término que refleje este hecho. Para algunos, algo mas sencillos en su observación, es un simple “gallito”. Pero no, en este caso, el “gallito” es con un Poder del Estado y mas grave aun, al decir de sus dirigentes, “hasta las última consecuencias”. Si bien es cierto, tal afirmación no ha sido explicitada, podemos pensar que tales “consecuencias” pueda ser el desconocimiento de lo que ese Poder del Estado haya resuelto conformando de esa forma el “golpecito” a la institucionalidad vigente.
Los profesores, reconozcámoslo no han sido bien tratado. Y aunque ello, no les da derecho a esta huelga extendida y grave por sus consecuencias, deben reconocer también que, en las instancias superiores, nunca ha estado el Colegio de Profesores. Solo hemos visto a un sindicato, que, si bien tiene virtudes laborales, ello no compromete el sentir profesional de sus asociados, hecho éste, trascendente para el cumplimiento de su vida profesional. A lo anterior se suma, debo reconocerlo, un manejo político-partidista que se ha hecho en un buen número de cupos laborales, especialmente aquellos directivos. La Municipalidad, salvo excepciones, efectivamente no ha estado a la altura de la responsabilidad entregada. Pero, ¿ello da este motivo extremo de quiebre institucional y dejar  a medio millón de niños ausente de las aulas? Ello indica que las herramientas que da la razón, han desaparecido. Y si eso es así, no alcanzo a entender cuales son sus consecuencias  futuras.


Mario Ríos Santander. 

No comments: