Tuesday, June 23, 2015

LA HUELGA, PROPIA DE PAÍS MEDIOCRE

Revisar el panorama mundial y muy particularmente el latinoamericano, tan dado a resolver todo a punta de huelgas y asonadas diversas, concluimos que hoy el único país que está paralizado por estas manifestaciones o “movilizaciones” como se le denomina es Chile y nadie mas. Incluso anuncian otros gremios, el portuario concretamente que también irán a “huelga indefinida para protestar por la Ley Laboral que se discute en el Congreso”. Dicho anuncio, detiene todas las exportaciones chilenas. Días atrás, choferes de una empresa del Transantiago, con palos y pancartas diversas, no solo detenían la locomoción colectiva de calles, sino que también querían hacer lo mismo con el Metro. Todo esto se suma a la paralización de los profesores, (niños vagando por la ciudad, sin clases, madres que les modifican su organización casera, trabajan y sus hijos quedan solos en la casa, otros tantos, muy inteligentes, desaprovechan sus capacidades porque sus maestros están ausentes ..), también la salud, (que a estas alturas no tengo idea si siguen paralizados o no…), otros, que se “toman” sus liceos, destruyendo mobiliario, botellas diversas, condones, se encuentran al ser desalojados….¿Este es el país que queremos?
Fuera de “centralizar” todo y hacer añicos el proceso de regionalización que tanto proclamaron los mismos que hoy hablan de desmunicipalización, apoyados por el silencio de alcaldes y concejales, que nada dicen o que están asustados, los gremios se hacen fuertes con el terror. Si en el Congreso se discute algo que no les gusta, concurren a gritar, asustar, provocar miedo  y los parlamentarios se asustan y retroceden, entonces, se recrean las condiciones para la huelga y todo sigue igual.  
Pero lo mas delicado es que loa actores principales de la vida política, salvo algunas excepciones muy calificadas, se sienten portadores de un desprestigio cuyos límites no alcanzamos a conocer. Andan asustados. Retiraron de sus vehículos las placas parlamentarias por temor a que los apedreen. Disminuyen sus vistas a terreno. Entonces, los anarquistas de siempre, aquellos que sostienen que solo la lucha callejera o últimamente, la armada, pistolas, escopetas y demases para matar carabineros, adquieren fuerza. Si un diputado levanta la voz, lo callan a gritos. Si un senador hace lo mismo, los gritos son iguales. Es decir, el conflicto, manda y eso es un augurio de consecuencias conocidas. Y si a eso sumamos “los compromisos”, aquellos que surgen de la necesidad de tener un sueldo que solo el Estado puede entregarles, podemos concluir en el peor de los mundos. Y en eso nuestra Bachelet, reconozcámoslo, ha sido muy eficaz. Bien sabe que a todos los “maneja” por el bolsillo. Hay decenas de miles de personas trabajando en oficinas del Estado  ganando un buen sueldo. Nadie los califica, nadie los obliga. Bachelet, sabe que cada parlamentario tiene a lo menos dos parientes en esas condiciones. En algunos casos, cuando el fisco quedó sobrepasado, se recurre al municipio.
Convengamos, los países del primer mundo, aquel lugar que algún día pretendimos llegar, tiene la huelga como un asunto de la historia. Bolivia que antes era igual, ahora ya no tiene huelgas. Solo están las chilenas y se nos vienen encima decenas de otras que han visto en las actuales una buena alternativa para no trabajar y seguir recibiendo sueldo. La mediocridad, llegó para quedarse… al menos mientras se mantenga esta coalición de gobierno.


Mario Ríos Santander

No comments: