Monday, August 03, 2015

Desde el Modelo a la vida

En un reciente libro cuyo autor, Esteban Valenzuela, se explaya en la vida del Mapu, (Movimiento de Acción Popular Unitaria), expresa sin enfado alguno que “…en los últimos 50 años del siglo pasado, Chile tuvo tres revoluciones: a.- La Revolución en Libertad. B.- La Revolución  Socialista y c.- La revolución Militar. Concordemos que la única que triunfó, fue esta ultima, la militar”.
Luego, bajo el régimen militar, el autor se introduce en el pensamiento íntimo del exilio chileno y expresa el drama de sentir que cada día el régimen caería, pero al revés, aparecía mas sólido logrando que el mundo lo acogiera como un lugar de interés comercial, sumado a ello, la China Comunista transformada en socia de los militares. Ésto, desgastante, traía amarguras y desengaños diversos. Terminado el Régimen Militar e instalado un modelo político de desarrollo, que es acogido integralmente por la Concertación de Partidos por la Democracia durante sus veinte años de gobierno, alcanzando niveles impensados de crecimiento, se les interpone un gobierno de centro derecha, algo ajeno al alma nacional, muy estructurado económicamente que, si bien es cierto, culmina con un 50% de adhesión, no logró concitar unidad ni aplausos de sus dirigidos. Este “traspié” político, hace que la Concertación amplíe su base política, recogiendo a “la calle”, con sus gritos y monsergas, en su seno partidario, creando la Nueva Mayoría. Su triunfo en las urnas, con el 50% de los electores que votan, les permite copar el parlamento,  empujándolos a una cuarta revolución institucional, prometiendo cambiar todo. “Que nada quede de este modelo que ha repletado Chile de inequidades”, fue el grito del momento. “La Alegría ya Viene” no bastó. Y comienza todo lo que ya hemos visto. Esto de que sólo en dos años hay que hacer todo, provocó tanta calamidad que obligó a los que estaban en silencio levantar la voz. Uno de ellos, fue Oscar Guillermo Garretón, el mismo líder del MAPU, que ahora sentenciaba, “…es evidente que nos equivocamos, la gente no está en contra del modelo, la gente quiere subirse al modelo”. En realidad, el mismo Garretón se había subido al modelo en el inicio de los noventa y no estaba dispuesto a bajarse.  Visto así las cosas, las reformas socialistas en la economía y áreas anexas no podrían avanzar, entonces resuelven activar la agenda valórica, otro receptáculo socialista, poniendo en tabla la muerte del niño que está en el seno de su madre.
Ahí estamos ahora, esta vez el Mapu está en silencio. ¿Será que le “penan”, sus inicios cristianos en política? Puede ser. A lo mejor sale otro apoyando el valor cristiano de la vida, tal como Garretón, la economía. Esperemos.

Mario Ríos Santander

No comments: