“Bachelet contra las cuerdas” se titula el artículo del ex director del medio español, en la que cita la desaprobación del 72% a la gestión de Bachelet registrada en la última encuesta Adirmark, sentenciando que con esa cifra, la jefa de Estado se transforma en el presidente más impopular de Chile tras el fin de la dictadura.
“La popularidad de Bachelet, que en su primer mandato figuraba entre las mayores de la historia de Chile, ha sido destruida por varios factores: un programa maximalista radical que o interpreta a todos los chilenos, una mala lectura de la coyuntura económica internacional que ya en 2014 se volvió adversa para Chile y la elección de colaboradores muy mediocres”.
Müller postula en su columna que el mayor daño a la figura de Bachelet, ha sido responsabilidad de su propio hijo, Sebastián Dávalos.
“Que su propio hijo pasara en pocas horas a formar parte del 1% más rico del país, contra el que Bachelet había hecho campaña exigiendo que pagaran más impuestos para mitigar las desigualdades, sentenció el programa electoral de la Nueva Mayoría y de paso Bachelet, que no se ha recuperado del impacto”.

Müller ahonda además en el rumor de usa posible renuncia de Bachelet. “Dimitirá después del 11 de marzo de 2016 para permitir que el Congreso elija su sucesor por lo que reste de mandato”.
“Nada indica que la incertidumbre vaya a ceder y se acerca la fecha en que el hijo de Bachelet debe ser imputado o absuelto por tráfico de influencias. Si se formaliza la acusación, la continuidad de la Presidenta parece muy difícil”.