Friday, October 30, 2015

Mejor guardar silencio

Es complicado ser parlamentario en estos días. Y mucho más si su mayor dedicación es hacer de vocero. La semana pasada hubo una seguidilla de declaraciones admirables. Pero quien sabe si la mas dramática fue la del Senador Harboe: (sic) “…vaya a dar la cara a Chillán que el hospital no se va atrasar ni un día”. Dice el Senador que le dijeron en el Ministerio de Salud. Y él corrió a los medios de prensa a anunciar la buena nueva. Llegó el presupuesto al Congreso y del Hospital de Chillán, nada. Entonces alegaba por la prensa acusando de abandono a la Ministra de Salud. Debe haber sentido vergüenza.
El problema es que se hace evidente una falta de coordinación y estudio en esta administración. En Salud por ejemplo. El día que nuestra Michelle, anunciaba la construcción de 20 hospitales, llamaba a licitación otros 20 y proyectado para el futuro inmediato, 20 más, el Contralo Ramiro Mendoza, pidió audiencia  con la Jefa de Estado. Se la concedieron inmediatamente. En el despacho presidencial, le expresaba a  nuestra Michelle que, “es imposible construir ese número de hospitales que Ud anunció Presidenta”, luego, para mayor claridad le dijo, “Ud es presidenta por 48 meses y no más. Eso significa entregar un hospital nuevo, terminado, funcionando, cada 2 meses y 12 días y eso, concordemos que es imposible”. La gobernante le preguntó el motivo de sus dudas. El Contralor respondió, “Es que Chile no está capacitado  técnicamente, para recibirse de un hospital nuevo cada 72 días. No hay capacidad profesional para eso”. La Presidenta le agradeció la orientación recibida, se despidieron y hasta luego. Dos meses después, nuestra Michelle, anunciaba que, “se mantiene inalterable nuestra promesa de construir los 20 hospitales anunciados en mi campaña”. El Contralor, esta vez, guardó silencio. Meses después, dejaría el cargo. Han transcurrido casi dos años de mandato, y no hay en perspectiva ningún hospital pronto para entregar. Y el Senador Harboe resolvió guardar silencio. Ahora dedicará sus días a legislar, razón por la cual fue elegido.
Poco ha servido repletase de nuevos funcionarios públicos. Se han contratado miles en los ministerios y municipalidades. Muchos de ellos, bastante inútiles y muchos sin saber porque los contrataron. Esta pesada carga, que sólo es útil por la función político-partidaria que cumplen, no ha sido la solución para alcanzar una buena administración. Por el contrario, es el primer acto corrupto. Y ello está afectando buena parte del Estado en sus diversas manifestaciones ejecutivas. ¿Qué hacer? Reordenarse, acogerlas orientaciones que se entregan. Poner sus capacidades al servicio de Chile, Región, Provincia o Comuna, por sobre los compromisos partidarios. ¿Será eso tan difícil? Para quien vive de su trabajo, por cierto que no, pero aparentemente el caso actual es distinto. Si pierden la administración, quedan todos cesantes y las ONG, no tienen capacidad para tanto desempleado. En realidad es un problema.

Mario Ríos Santander

Monday, October 19, 2015

Pacto de Bogotá

Los países signatarios del Pacto de Bogotá son 14: Bolivia, Brasil, Costa Rica, Chile, Ecuador,  Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá,  Paraguay, Perú República Dominicana y  Uruguay.  Veintidós países americanos no están bajo la jurisdicción de la Corte Internacional de la Haya: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados,  Belice, Canadá, Colombia, Cuba, Dominica, Estados Unidos,  Haití,  Jamaica,  El Salvador; Granada, Guatemala, Guyana, San Cristóbal y Nieves,  San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía,  Surinam, Trinidad y Tobago, Venezuela
¿Porqué de 36 países americanos, sólo 14 se encuentran bajo la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia de La Haya?
Como decimos en Chile: ¡El que sabe, sabe, y el que no, que aprenda!
Todavía podemos aprender los chilenos, máxime cuando son los países signatarios los que financian esta famosa Corte.

(Publicada en el Diario Austral el 16 /10/2015)

Mauricio Pilleux Dresdner

Thursday, October 15, 2015

José Miguel Carrera, el prócer en el siglo XXI


Hoy se conmemoran 230 años del líder independentista, alguna vez considerado el Padre de la Patria. Figura polémica, nuevas publicaciones destacan paso por Argentina y su imagen heroica.

Pablo Marín 15 de octubre del 2015 

Más de un observador ha dicho, a propósito de enemistades y desencuentros políticos del Chile contemporáneo, que si carreristas y o’higginistas todavía no entierran el hacha, qué queda para el resto. Hace seis años, y empapado de un conciliador espíritu bicentenario, el Congreso Nacional creyó adecuado un abuenamiento: situó juntos, a la entrada del edificio, los bustos de José Miguel Carrera (1785-1821) y Bernardo O’Higgins (1778-1842), lo que en palabras del presidente del Senado, Andrés Zaldívar, era “un homenaje a quienes lucharon, desde sus distintas visiones, por la independencia de Chile, simbolizando de esta manera los valores de la unidad y el entendimiento”. Otro tanto ocurrió en 2010 en plena Alameda, a pasos de La Moneda, hasta donde fue transportada la estatua ecuestre de Carrera, para quedar junto a la de quien fue alguna vez subordinado y aliado, pero luego su némesis, se diría que hasta hoy.
Precisamente hoy, en que se conmemora el 230° aniversario de su natalicio, viene al caso preguntar por Carrera. Preguntar quién fue y quién es hoy en función de la imagen que de él se ha ido construyendo, de la evidencia acumulada, de la leyenda y de las ideas recibidas. Pero también, y sobre todo, de lo que en años recientes se ha descubierto, reflexionado y publicado. Porque en el siglo XXI hay aún novedades con el “príncipe de los caminos”, todavía objeto de polémicas y de ardorosas defensas, en particular de parte de los carreristas.
Ahora, más allá de las opiniones, es casi inevitable que éstas pasen por el tamiz de la visión mítica de la historia: la de los héroes fundadores y sus epopeyas. También cuesta no pensar a Carrera en función de O’Higgins. En lo que toca al público, la serie Bicentenario Héroes, de Canal 13 (2007), los tuvo frente a frente, encarnados respectivamente por Diego Casanueva y Julio Milostich. Ambos fueron candidatos también a Grandes Chilenos (TVN, 2008): Carrera llegó noveno; O’Higgins quedó fuera del Top 10.
Tal como lo ve Cristián Guerrero Lira, del Depto. de Historia de la U. de Chile, “la visión sacralizada de estos héroes terminó por imponerse, independientemente de la veracidad de los dichos respecto de ellos, o de la parcialidad desembozada que mostraban sus seguidores y también sus adversarios”.  Agrega que “no se puede comprender al uno sin el otro, tanto en lo político como en lo militar. Son una dupla historiográficamente consolidada. Hay similitudes en las metas, pero diferencias en los métodos: Carrera da cuatro golpes de Estado, O’Higgins no lo hace; militarmente, O’Higgins es más arriesgado y Carrera es más de dirigir tropas. Por otro lado, las metas políticas aparecen más claramente definidas en O’Higgins considerando, eso sí, que a Carrera le correspondió gobernar en una época (la Patria Vieja) en que la finalidad del proceso revolucionario no estaba tan definida. Lo claro es que tuvieron sus diferencias, y graves, y que ellas han sido tomadas por sus admiradores y exageradas a un nivel increíble”.
En diciembre próximo el propio Guerrero aportará al debate con la publicación, en la revista Historia 396 de la UCV, de un ensayo en el que examina el rol que le cupo a José Joaquín de Mora en la construcción de la imagen heroica de Carrera. El jurista español dio en 1828 el discurso fúnebre tras repatriarse desde Mendoza, por iniciativa estatal, los restos de Carrera y de sus hermanos Juan José y Luis (fusilados, como él, pero en 1818). Sin mencionar a O’Higgins, Mora describió a Carrera como un iniciado en el “arte sublime” de “prever de lejos las necesidades que se han de desarrollar en lo futuro”. Consigna también Guerrero que en 1921, para el centenario de su muerte, Arturo Alessandri presentó sus respetos “a la memoria del hombre que más hiciera por la causa de la libertad”.
“Metamorfosis fascinante”
Hay quien le atribuye a Diego Barros Arana la “mala prensa” de Carrera. En su Historia General de Chile (1884-1902), reconociendo “la gallardía de su figura” y “la belleza de su rostro”, el autor afirma que ya en su primera juventud, antes de que su padre lo enviase a España, “el fuego violento de su alma y el conocimiento de su propio valer y del prestigio de su familia, lo habían hecho altivo, arrogante e indócil a someterse a las consideraciones sociales”. Y plantea que ese aspecto condiciona y explica su conducta posterior.
Varias décadas más tarde el historiador inglés Simon Collier diría que su intervención en la Patria Vieja fue “desastrosa”. Por su parte, Alfredo Jocelyn-Holt habla de un Carrera que es revolucionario porque su tiempo lo es: un caudillo moderno, dueño de un personalismo carismático. Y Gabriel Salazar habla de él y de sus hermanos como los introductores de un militarismo “cesarista”.
Pero la visión del personaje sigue en marcha y en 2012 lo hizo desde el otro lado de los Andes. La historiadora Beatriz Bragoni publicó en Buenos Aires José Miguel Carrera, un revolucionario chileno en el Río de la Plata 1814-1821, donde considera el contexto amplio e incierto en el cual le tocó vivir, particularmente tras dejar Chile, para no regresar, después del desastre de Rancagua (1814). En la obra da un cariz “rioplatense” a una figura que participa de la vida política y militar en lo que llegaría a llamarse Argentina, y cuestiona ciertas visiones asumidas por la historiografía chilena.
La idea fue, señala Bragoni, “abandonar supuestos historiográficos basados en juicios morales, y también dejar en suspenso el peso de los nacionalismos territoriales en la etapa de las independencias”. Agrega: “Mi interés por Carrera era analizar su trayectoria revolucionaria completa, lo que me condujo a identificar las variaciones de su perfil político en el tiempo y en el espacio; de esa forma, el Carrera que lideró el proceso revolucionario en Santiago y en su puja con Concepción, y el que es fusilado en la plaza de Mendoza en 1821, dan cuenta de una fascinante metamorfosis política que devela la manera en que la emigración y la marginación de la conducción revolucionaria radicalizó su posición e identidad política”.

Fuente :La Tercera

Wednesday, October 14, 2015

LA CAPTURA DEL ESTADO

Cuando se abre un “forado” en la protección del Estado, se hace incontenible la muchedumbre que ingresa para aprovecharse de dineros que son de todos los chilenos y serán los más organizados, gremial o institucionalmente, los que usufructuarán de sus tesoros. Me recuerda la antigua historia de “Alí Babá y los cuarenta ladrones”, claro que en este caso, son miles o, a lo mejor, millones.
El Presidente del Senado, Patricio Walker, segunda autoridad del país, en un seminario sobre corrupción, conoció de esta tesis la  “Captura del Estado”. En esa misma ocasión, esta alta autoridad, hizo una denuncia que en cualquier país serio, es causa de un verdadero terremoto. Dice: “Hoy donde hay mas corrupción, es en las municipalidades”. Al día siguiente, procuré leer la molestia de alcaldes y concejales de todo Chile. Protestarían por este trato del Presidente del Senado que los trataba a todos de corruptos. Sin embargo, no contestó nadie. Es decir, para el ciudadano común, es verdad.
La “Captura del Estado”, según lo señalado por expertos en corrupción, se inicia con la contratación de personal. Si la autoridad repleta su servicio o municipalidad con gente que sólo responde a su línea política, está dando el primer paso a la corrupción, “Capturando su parte del Estado”. Aun más, si la contratación supera las necesidades reales del servicio, expresada en decenas de actos administrativos, la autoridad ha ingresado a la primera evidencia real de proceder corrupto. Si tales contrataciones, continúa el análisis que mencionamos, son de breves periodos, por despidos diversos en personal que a su vez tiene periodos breves laborales, la manifestación de corrupción, se hace mas evidente al comprobarse, entre otros ejemplos, la desprolijidad del cuidado de dineros públicos.
Lo curioso es que ante una denuncia tan grave, como la mencionada por el Presidente del Senado, el Ministerio Público, no se haya pronunciado. ¿Se acostumbró también a vivir en medio de la corrupción? Pero mas grave aun, es el silencio de los concejales. ¿Hay seguridad de que en sus municipios, al revés de lo denunciado, no hay actos de corrupción alguna? Conocido es el ejemplo de aquel Alcalde que se ufanaba diciendo que, “a los Concejales los tengo contento con favores que les hago y de esta forma, se quedan calladitos…” Pero no todo queda ahí. Se ha informado que Contraloría detectó contratos corruptos por más de 2 mil millones en la JUNAEB. Es el alimento para las escuelas municipales. ¿Habrá alguna autoridad edilicia que investigue si tal fraude afecta a sus propios educando?  Veremos. Todavía hay esperanza. ¿O soy muy iluso?


Mario Ríos Santander  

Chile no puede ser más tonto de lo que permite el reglamento.

Bolivia ha perdido 1.184.490 km2 desde fines del siglo XIX, por guerras y/o por vía diplomática. Con Brasil perdió 490.430 km2, 90.000 km2 con Argentina, con Perú 250.000 km2, con Paraguay 234.000 km2,  con Chile alrededor de 120.000 km2 de acuerdo al Tratado de Paz y Amistad de 1904.  En este Tratado Bolivia le entregó a Chile la provincia de Antofagasta a perpetuidad a cambio
de que Chile construyera un ferrocarril que uniría las ciudades de Arica y La Paz; y Chile  le concedió, en forma definitiva, el libre tránsito de mercaderías (sin cobro de derechos aduaneros ni restricciones) por territorio chileno desde y hacia Bolivia. Estos compromisos se han cumplido íntegramente.
Todo se puede conversar, como quiere Bolivia, pero, obviamente Chile no puede ser más tonto de lo que permite el reglamento. Para todo hay límites, incluso para que Bolivia no se pueda extralimitar.

(Publicada en el Diario Austral de Valdivia el 08/10/2015)

Mauricio Pilleux Dresdner

Tuesday, October 06, 2015

DESMUNICIPALIZAR EDUCACIÓN, FIN A LA DESCENTRALIZACIÓN DE CHILE.

El anuncio de la “desmunicipalización” de la educación es, quien sabe, el más duro golpe al proyecto de un Chile creciendo armónicamente.
De partida, queda a la luz  la real capacidad de los municipios para enfrentar desafíos que valgan la pena. Este es un fracaso de alcaldes, concejales, departamentos de educación comunales, en fin, todos los que tienen alguna responsabilidad en este principal asunto que tiene que ver con el futuro de los niños que viven en la comuna. Los municipios asisten a esta manifestación pública de sus incapacidades en silencio. Ni siquiera piden disculpas, tampoco están dispuestos a enfrentar sus responsabilidades, ni menos retomar la más grande función que se les había entregado: Ser autor del futuro de los jóvenes de su comuna. No, esa responsabilidad era muy grande para asumirla en medio de incapacidades políticas abismantes.
Lo segundo. La descentralización o regionalización, como se le llama comúnmente, sufre la peor de sus derrotas. El organismo principal de todo este proceso, el municipio, ha fracasado. ¿Qué viene después? Se debe estar preparando la salud y más atrás la administración de subsidios diversos, para volver nuevamente a ser administradores del aseo urbano, cancelar la luz pública y regar algún jardín. Y nada más. Es decir, volver al más odioso centralismo.
Tercero. Todas las disposiciones dictadas desde 1991 adelante para fortalecer el proceso integrador de Chile, se detienen abruptamente. Ningún municipio podrá alegar que le traspasen más atribuciones y mucho menos, la aplicación del artículo constitucional, 19 N° 20,  que le permita aplicar, retener, tributos originados en su comuna para financiar obras de desarrollo en su territorio.  Se despiden ahora y para siempre.
Cuarto: El Art.19 N°10 de la Constitución al señalar que, “Es deber de la comunidad contribuir al desarrollo y perfeccionamiento de la educación”, estableció en la Municipalidad, y muy especialmente en su Concejo, la obligación constitucional de imponer en la comunidad tal obligación. Hoy, “desmunicipalizada”, pierde todo sentido.
Quinto: Habiendo sido la educación la más importante responsabilidad municipal, hoy en vías de terminarse definitivamente, se deberán rebajar sueldos de alcaldes y dietas de concejales. Los valores que hoy reciben, tuvieron ese fundamento y obligación esencial, administrar el futuro de los jóvenes de su comuna entregados para su educación. Terminada tal obligación, no hay fundamento alguno para mantener las mismas remuneraciones.

MARIO RIOS SANTANDER

Sunday, October 04, 2015

Carta Publicada Diario Austral de Osorno, 04 de Octubre de 2015

Obispo Barros y Papa Francisco

Señor Director:
Fiel a su estilo directo que ha cautivado al mundo entero, el Papa Francisco hace férrea defensa del Obispo de Osorno, Monseñor Barros.
Lo sorprendente es que -emulando a los fariseos bíblicos- algunos católicos, enceguecidos por prejuicios mediáticos, ahora rebaten la palabra del Pastor.

Atentamente

Miguel Huerta Marín

Thursday, October 01, 2015

Otros Tiempos

Los niños ahora se entretienen con  el computador, facebook, el iPod y otros implementos tecnológicos. Antes jugábamos a las bolitas: a los tres hoyitos, al chiclín, al choclón, a la hachita y cuarta. También al emboque, a los palitroques, al trompo, a los chirlitos y a los coletos, al paquito-ladrón, a parir la chancha, al caballito de bronce, al "ha llegado carta" o al "mandan-dirun-di-run-da".
Aparte de los volantines, también se encumbraban los chonchos y los pavos.
Cuando nos dolían los oídos nos echaban humo de cigarrillo en éstos y nos ponían un algodón. Para los nervios estaba el Calmatol 18, para el dolor de cabeza Criogenina Lumiere y para cualquier mal: las "pildoritas del doctor Ross", chiquititas pero cumplidoras, como rezaba el réclame. La ropa se lavaba con jabón Gringo.  Han desaparecido las carbonerías, las yerberías, las boticas y los emporios, ahora reunidas todas en un supermercado. 
Ni todo tiempo pasado fue mejor, ni lo es el presente, ni lo será el futuro: sólo lo será mejor aquél que nos tocó vivir.

(Publicada en el Diario Austral de Valdivia el 01/10/2015)

Mauricio Pilleux Dresdner

Tranquilo, senador, tranquilo....

CRISTIÁN WARNKEN
Jueves 01 de octubre de 2015

"¡Son unos malagradecidos esos coquimbanos, claro está! Malagradecidos. Es que la gente no valora los desvelos, los sacrificios y los viajes distritales..."