Thursday, October 27, 2016

Aprender de la historia

El ministro del Interior, Mario Fernández (DC), comenzó la relación con su partido con el pie izquierdo, al decirle a la bancada de diputados, en una reunión informal, que el partido era el "arroz graneado" de la Nueva Mayoría y que tenía que actuar con humildad. Él se autodefinió como el obedienteejecutor de las instrucciones de la Mandataria. Con posterioridad, el ministro  sepultó la opción presidencial de la DC al vaticinar que  la elección presidencial sería entre Sebastián Piñera y Ricardo Lagos. No obstante sus actuaciones y dichos, el ministro Fernández, en entrevista con un diario nacional, reclamó que no se sentía suficientemente apoyado por la colectividad.         

Veamos, en el advenimiento de la democracia la DC se incorporó como principal partido a la Concertación, gobernando con sus antiguos rivales de izquierda, pero a medida que pasaba el tiempo, el partido debió renunciar a ciertos privilegios que ostentaba como partido mayoritario. Su posición para competir por la presidencia de la República se terminó en 1999 cuando Ricardo Lagos se alzó exitosamente por sobre Andrés Zaldívar; Soledad Alvear debió renunciar a sus aspiraciones en favor de Michelle Bachelet el 2005; Eduardo Frei fue derrotado por Sebastián Piñera el 2009.                             
Los resultados de las elecciones de alcaldes y concejales del domingo 23 de octubre en curso mostraron que en Chile el cuadro político se está inclinando hacia profundos cambios y la crisis de representación se ha profundizado como resultado de la corrupción. Para subsistir, la DC debe recobrar su propia identidad; de otro modo puede sucederle lo mismo que le pasó a la DC en Italia, esto es, llegar a una completa irrelevancia, tanto que tuvo que cambiarse de nombre.
La DC italiana desapareció en la primera mitad de los años 90, fraccionándose en varios partidos, a causa de los escándalos de corrupción que acabaron con los partidos tradicionales. Hay que aprender de las lecciones de la historia.


Mauricio Pilleux Dresdner

No comments: